Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Las islas camboyanas: lugares únicos y aún preservados

La costa camboyana no es aún muy conocida por los turistas, quienes prefieren ir a las célebres playas de Tailandia. Sin embargo, en Camboya se pueden hallar islas únicas y aún preservadas del turismo y de la polución. 

Las playas de Sihanoukville: un paraíso terrenal

Entre las playas más bonitas del país se encuentra la de Koh Rong Samloem, situada a 30 minutos en barco del centro de Sihanoukville. Es la más visitada en Camboya, y sin embargo no tiene más que algunos bungalows y restaurantes. Se puede acceder a ella por medio de lancha motora o bien en una de las excursiones de una jornada que comienzan en el puerto de Sihanoukville.

Entre las opciones ofertadas: el "party boat", utilizado principalmente por los backpackers. Una jornada agradable, con la posibilidad de hacer snorkel, comer en el barco y pasar un rato en la isla para disfrutar de la playa. Por contra, el barco resulta muy ruidoso, ¡ya que suena música durante todo el día! 

En la isla vecina, Koh Rong, se encuentra el famoso hotel Song Saa Island, un establecimiento de alto standing que ofrece un marco encantador: es el destino ideal para los amantes del lujo.  

Isla Song Saa

Más íntimas son las islas de Kep y Kampot

Las ciudades de Kep y Kampot tienen menos popularidad que Sihanoukville, y sin embargo ofrecen hermosos paseos. También se puede pasar una jornada en la Isla de los Conejos (Rabbit Island), a 45 minutos de Kep en barco. Atención: esta isla sufre una fuerte contaminación en una de sus vertientes. Sin embargo, atravesándola llegarás a playas formidables.

Otra isla menos conocida es la Isla de los bambúes (Koh Russey), la cual solo cuenta con unas pocas infraestructuras. ¡Una verdadera isla desierta, digna de Robinson Crusoe! 

Algo más lejos se encuentra Koh Kong, ciudad costera cercana a la frontera tailandesa. Esta península ofrece también algunas playas de ensueño. La visité durante la temporada baja (agosto) y me sentí menos sola en el mundo, ¡ya que se trata de un auténtico paraíso aún desconocido! Entre las posibilidades: manglares, cascadas, etc. ¡Un verdadero destino apartado de las sendas señalizadas!

Bettina Zourli
102 contribuciones
Actualizado el 5 octubre 2015