Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La isla de Vancouver: hará que te enamores

Descubrir la isla de Vancouver supone adentrarte en un Canadá diferente, marítimo, salvaje y forestal.

Las ciudades de la isla

Si, durante tu viaje por Canadá, lo que quieres es descubrir las facetas menos conocidas de este país-continente, no te puedes perder la isla de Vancouver. Las múltiples ciudades que allí se encuentran merecen una visita, un paseo, una pausa, ya sea por una hora o por un día entero.

Victoria, la capital, sabrá seducirte por su tranquilidad y su belleza, por el encanto de su arquitectura balnearia, tan diferente de su hermana en Vancouver. Te encantará dar un paseo a orillas del mar y disfrutar del sol durante los bonitos días de verano.

Un poco más lejos, a algunas horas de camino, se encuentra el legendario pueblo de Tofino, que goza de una gran reputación a nivel mundial gracias a la variedad de actividades al aire libre que uno puede practicar en él. En un entorno paradisíaco, solo tendrás un problema: elegir qué hacer. Podrás hacer surf, vela o kitesurf o incluso "farniente" en las playas... Todo un paraíso si eres un amante de las actividades náuticas.

No muy lejos de Tofino, los amantes de la tranquilidad no podrán perderse un paseo cerca del faro, un camino que va hacia Ucluelet, un lugar mucho menos frecuentado y más tranquilo. Un trozo pequeño de paraíso que hay que descubrir y que hará que todos los turistas se enamoren , ya sean almas solitarias o turistas que viajan en familia.

La naturaleza es lujosa y variada

Si viajas por Canadá con el fin de descubrir su naturaleza, vete corriendo a la isla de Vancouver para poder empaparte de un universo en el que el mar convive con los parques nacionales y en el que solo vivirás sorpresas.

Atardecer en China Beach

Pero antes de nada déjame advertirte sobre las playas, no te vaya a pasar lo mismo que a mí. Algunas playas y algunos bosques son de pago y hay que justificar que tienes el derecho para poder entrar. Si tan solo quieres pasar por allí, pregunta al azar a gente que se va si estos podrían prestarte su etiqueta para el coche: puede ser una buena idea para evitarte una multa.

La isla de Vancouver está repleta de parques, ya sean provinciales o nacionales. Por experiencia propia, te recomiendo encarecidamente que vayas a explorar el MacMillan Provincial Park, en el que podrás admirar árboles de 800 años de antigüedad, pasearte por el camino costero de Cape Scott (no muy lejos de Port Hardy) o incluso ir en barco (o en kayak) hasta el archipiélago de Broughton, donde se encuentran decenas de islas vírgenes y donde podrás pasar un día que jamás olvidarás. Además, también están el parque marítimo de Maquinna... y sus fuentes de agua caliente a las que solo podrás acceder por mar.

Una naturaleza abundante y preservada y paisajes maravillosos y variados que harán que te enamores de la isla de Vancouver.

Cedric Tinteroff
119 contribuciones
Actualizado el 9 septiembre 2016