Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

¿Cómo elegir tu destino?

Su superficie inmensa y su gran diversidad de entornos y de climas hacen que China tenga una ventaja innegable: se puede visitar durante todo el año. Aun así, presta atención: cada estación tiene su lado bueno y cada región su época más apropiadas (volver a) ir.

Tanto si tienes ganas de aventuras o de hacer una inmersión cultural, si te gusta el calor o si prefieres abrigarte, si eres más de relajarte en la playa con amigos o de salir a hacer senderismo en solitario por los arrozales, en China encontrarás lo que buscas. Eso sí, antes deberás informarte bien sobre las condiciones climáticas, las fiestas y las temporadas altas turísticas de la región que más te atraiga.

Pekín y el norte, el noreste, la Mongolia interior y la Ruta de la Seda

Todas las regiones del norte de China tienen en común su riguroso invierno, es decir, frío e incluso glacial y especialmente largo (¡de octubre a abril en algunas zonas!). Algunos itinerarios, sobre todo los que atraviesan regiones montañosas y desérticas, son difícilmente planteables en esa época del año.

El resto del año es más moderado, y los veranos son más bien secos, salvo por la influencia de un monzón, a veces muy molesto, y las temperaturas caniculares de la Ruta de la Seda. Como habrás podido entender, el final de la primavera y el principio del otoño son las estaciones más suaves y agradables para recorrer el norte de China.

Shanghái y el centro

Los meses más agradables para ir a las regiones del centro son mayo y octubre. Las temperaturas son suaves y la vegetación y los colores muy bonitos. El verano está marcado por un monzón importante, que deberás evitar si no llevas bien la humedad. En cuanto al invierno, es más moderado que en el norte, salvo por algunas zonas bastante frías.

Sichuan y el altiplano tibetano

flickr cc DesmondKavanagh

El clima de Sichuan varía según la altitud: más suave pero más brumoso y lluvioso en las llanuras, un poco más seco pero frío en los altiplanos y las montañas altas, y con una influencia del monzón en verano en todo el territorio.

El Tíbet es, sin duda, la región más árida de toda China, donde rara vez llueve. Sin embargo, las diferencias de temperatura son especialmente marcadas. En verano, se pueden alcanzar hasta los 30°C los días que hace mucho sol, pero también es la estación más turística. El final de la primavera y el principio del otoño son una buena alternativa.

Sur y suroeste de China

Aunque menos riguroso que en el resto del país, el clima es más bien húmedo. Cuanto más se baja hacia el sur, más marcada es la estación de lluvias, con un monzón en verano que, la verdad, puede llegar a agobiar. Por eso, quizá prefieras esperar al otoño. En cuanto a los inviernos, en general son más bien suaves.

Clara Favini
99 contribuciones
Actualizado el 28 julio 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje