Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La ínclita ciudad de Guantánamo

Con la reputación que se ha granjeado a través de las noticias, ¿existe alguna posibilidad de que quieras añadir una visita a Guantánamo a tu viaje por Cuba? Te encontrarás en un lugar emblemático de la historia reciente y pasearás por las calles de un pequeño pueblo bastante agradable.

Guantánamo y su prisión

Cualquiera que siga más o menos las noticias internacionales, habrá oído hablar alguna vez de Guantánamo y de su famosa prisión, en la que Estados Unidos encarcela a los terroristas pendientes de juicio. Incluso en los años del embargo (aunque se ha "suavizado" desde principios del 2015), los Estados Unidos han estado siempre muy presentes en territorio cubano. De hecho, en este lugar, a unos 90 kilómetros de Santiago de Cuba, se encuentra la prisión más famosa del mundo. Las imágenes de los presos vestidos de naranja y las historias que se han oído en los últimos años acerca de presuntas torturas han conmovido a la opinión pública y se ha generado un clima de rechazo generalizado con respecto a esta cuestión tan espinosa. Con las torres de vigilancia y las vallas de alambre con concertinas, que solo podrás ver desde lejos, te preguntarás quiénes son en realidad los prisioneros. El personal que trabaja en esta base militar no puede pisar territorio cubano, todo el perímetro está minado y solo es posible acceder en barco o en avión.

Aunque en 2009 el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió el cierre de este centro penitenciario que había generado tanta controversia, de momento, no ha cumplido su palabra. No es tan sencillo...

Bahía de Guantánamo

No solo una prisión

No sería justo analizar Guantánamo desde los prejuicios que inevitablemente nos vienen a la mente con solo mencionar su nombre. Si durante tu viaje a Cuba decides hacer una parada aquí, te sorprenderás al comprobar que Guantánamo no es solo una prisión con muros infranqueables e indestructibles. 

Tómate tu tiempo para pasear por las calles de alrededor del parque Martí y admira las marcas que le tiempo ha dejado en las fachadas de sus bonitos edificios coloniales. Pero incluso en este contexto, la sombra de la reputación de la prisión está en todas partes y es difícil desconectar de esta atmósfera tan particular.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 23 marzo 2016