Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Otavalo y los más bellos mercados

Los mercados típicos y auténticos dan la fama al país. Durante tu viaje por Ecuador encontrarás lo más increíble en la pequeña ciudad de Otavalo. No hay que perdérselo bajo ningún pretexto.

Ir a Otavalo

A 2.850 metros de altitud, necesitarás solamente 1h30 para alcanzar el pequeño pueblo de Otavalo en autobús desde la capital, Quito. Lo que ha dado fama a Otavalo e incluso a todo el país son sus fabulosos mercados. Para disfrutar de lo más bello, lo más típico, lo más auténtico, lo más grande, lo más increíble, lo más de todo, hace falta venir aquí, a Otavalo. El mercado tiene lugar todos los días pero es el sábado el día en que es preciso venir. Ese día es el más increíble y el que atrae a más gente gracias especialmente a su mercado de ganado. Para no perderse nada de este espectáculo fabuloso es preferible llegar el viernes por la tarde, dormir en el lugar y levantarse temprano el sábado por la mañana.

En el mercado de ganado

El mercado de ganado

Tienes que levantarte a las 6 de la mañana si no quieres perderte ni una sola migaja del mercado. Vamos al mercado más formidable de América Latina... e incluso del mundo. Bueno, ya está dicho. Ante ti se extiende un auténtico caleidoscopio de lo que es Ecuador en su conjunto. Los indios aparecen excelentes en sus trajes tradicionales. Las mujeres llevan bellas faldas de color azul marino y corpiños dentados. Los hombres no son menos en cuanto a la indumentaria. Es un auténtico desfile de caras hermosas. Un paraíso para los fotógrafos. Aquí, en el mercado de ganado, el espectáculo no tiene fin. Un hombre tira de un cerdo atado a una cuerda. Él chilla todo lo que puede. Se negocian vacas, bueyes, gallinas, caballos... Es toda una granja que está en venta. En una caja unos cachorros muy lindos buscan un dueño. Una señora mete su mano en una gran bolsa de arpillera y saca un conejillo de indias que sostiene por el cuello. Aquí se le llama "cuy" y es un manjar. Muy orgulloso, un hombre se pavonea con su campeón en los brazos. Es un gallo de pelea que él mima como si se tratase de un recién nacido. ¡Increíble! Un cerdo tan grande que llega a la altura del hombro de su propietario. Durante horas vas a deambular por el medio del mercado disfrutando y admirando este pintoresco desorden. Estar aquí es un placer.

La Plaza de los Ponchos

Dejarás atrás los cacareos, chillidos y mugidos para dirigirte al mercado de los ponchos en la celebérrima Plaza de los Ponchos. Aquí podrás equiparte a la espera de los días más fríos que te reserva el clima andino. O simplemente seguir la moda local. Prueba los ponchos, los suéteres, las gorras, los guantes, las bufandas. No dudes en rendirte ante lo que es lo más apropiado para ti y en todo caso, no olvides negociar con firmeza. Pues bien, en una sola mañana has descubierto el más hermoso mercado del país. Te queda a ti decidir si es también el más hermoso del mundo.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 14 septiembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje