Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Escocia hoy en día: ¿ser o no ser independientes?

Debido al petróleo y a la crisis económica, la independencia de Escocia es un tema de debate candente. Para ayudarte a comprender sus retos y las distintas opiniones, estos son algunos datos sobre la situación de Escocia.

Hacia la autonomía

Aunque Escocia hoy en día forma parte de Gran Bretaña, no siempre fue así. De hecho, el término Reino Unido procede de la unión de los reinos de Inglaterra y Escocia en 1707. Al contrario que Irlanda, la historia de la unión de Escocia con el resto de la isla fue menos el resultado de las invasiones y la colonización que de las alianzas más o menos complicadas y conflictivas entre los reyes. En el siglo XX, tras la independencia de Irlanda, de la India y de la mayoría de las colonias británicas, la idea de independencia llegó hasta Escocia y culminó en 1998 con la aprobación del parlamento británico de la Scotland Act tras un referéndum que concluyó con una opinión favorable de la mayoría de los votantes. En 1999, tiene lugar la primera sesión del parlamento escocés y el laborista Donald Dewar se convierte en el primer «First Minister» escocés.

Los retos de la independencia

Aunque la idea de independencia en el caso de las colonias procedió de sus deseos de emancipación, en el caso de Escocia fue menos humanista, ya que las razones fueron más bien políticas y económicas que libertarias. En efecto, Escocia se convirtió para Inglaterra, y sobre todo para los sectores menos socialistas, en una carga económica debido al elevado índice de desempleo. Y eso sin contar con los recursos petroleros masivos de Escocia, que hicieron que una parte de los nacionalistas escoceses reclamaran el control total de sus recursos, y que británicos como el Primer Ministro David Cameron defendieran con fuerza el «no» en el referéndum sobre la independencia que tuvo lugar en 2014.

La independencia en suspenso

Contra todo pronóstico y para gran alivio de David Cameron, que se habría visto obligado a dimitir de lo contrario, al final los escoceses respondieron que no, eligiendo la seguridad por encima del cambio, al preferir seguir siendo miembros de Reino Unido y, por lo tanto, de Europa. En caso contrario, habrían tenido que revisarse todos sus acuerdos internacionales, sobre todo con el resto de Europa. si, como es de suponer, la nueva Escocia independiente hubiera querido permanecer en la Unión Europea.

Las consecuencias políticas

La victoria del "no" fue para el Primer Ministro escocés Alex Salmond una auténtica derrota que le hizo dimitir de su cargo en noviembre de 2014. Le sucedió Nicola Strugeon, la primera mujer Primer Ministro de Escocia desde la creación del parlamento escocés en 1999.

Nicola Sturgeon

Tanto Sturgeon como Salmond son miembros del Scottish National Party, que a grandes rasgos podría describirse como social-demócrata y nacionalista, en el sentido que de que aboga por la independencia de Escocia. Las próximas elecciones generales, que determinarán la identidad del próximo First Minister y de la mayoría del parlamento escocés, tendrán lugar en mayo de 2016. Mientras tanto, la independencia de Escocia se aplaza por tiempo indefinido, si es que tiene lugar alguna vez.

Claire Perrin
76 contribuciones
Actualizado el 29 mayo 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje