Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Las facetas más bellas de la naturaleza mauriciana están en el oeste

Para admirar los más bonitos espectáculos de la naturaleza en Mauricio, ve sin falta al oeste de la isla. No faltarán baños y puestas de sol antes de salir por la noche de fiesta.

La buena temperatura del Oeste

En primer lugar, está la playa. Es impensable ir al oeste de la Isla Mauricio sin pasar por la playa. El tiempo acompaña casi siempre con temperaturas muy agradables. Las playas son igual de populares y frecuentadas que las del norte de la isla, o incluso más en períodos de vacaciones.

Bañarse en las aguas de Flic-en-Flac o de Tamarin es todo un "must" durante un viaje a Mauricio

El Morne visto desde Tamarin

Para los deportistas

Si el "dolce far niente" no es lo tuyo, la parte oeste de la isla es para ti. Las Black River Gorges invitan al montañismo, y la playa de Tamarin es ideal para el kitesurf y el surf. La naturaleza del oeste de la isla tiene oferta de actividades para todos los gustos.

Otras maravillas de la naturaleza

En el oeste también está la llamada tierra de los siete colores, Chamarel. Es un sitio que tienes que descubrir sin falta si te gustan las maravillas naturales típicas de tu país de destino

Fotogénicas hasta decir basta, las salinas de Tamarin son un sitio de referencia para conocer la producción de sal en Mauricio. Se pueden visitar entre semana. El Black River Gorges Park es hogar de muchas especies de la fauna y flora local. Es una de las principales atracciones de Mauricio en materia de ecoturismo.

Admira la puesta de sol...

Sea cual sea la playa donde te encuentres, como el sol se pone por el oeste, podrás ser espectador de la puesta de sol. Sobre todo, no olvides tu cámara de fotos. Hazte con tu toalla de playa y tu cámara y disfruta al máximo de este momento
.

En mi opinión, la playa de Le Morne es la que tiene el mejor punto de vista para la puesta de sol. Cada vez que voy a esta playa, me siento pequeño frente a la grandeza de la naturaleza, como un punto minúsculo entre el monte Brabant y el mar. Si vas, podrás ver cómo el sol se posa un momento sobre el horizonte antes de desaparecer, dejando tras de sí un cielo anaranjado.

Schéhérazade Deedarun
15 contribuciones
Actualizado el 6 noviembre 2015