Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

El rito del rera en Laos

A lo lo largo de tu viaje a Laos y especialmente en la suntuosa ciudad de Luang Prabang, deberás madrugar para asistir al rito del rera.

La explicación del rito

Para poder asistir a uno de los ritos más fascinantes del budismo, deberás levantarte al alba. Cada día, sin excepción, los monjes piden limosna en la calles de Luang Prabang. Este rito llamado el rera o Tak Bakse remonta a los orígenes del budismo. Centenares de monjes reproducen en la actualidad lo que en su día hizo Buda. Él también recorría descalzo las calles para mendigar su comida cada mañana. Todavía hoy, al amanecer, los monjes de los monasterios de Luang Prabang forman largas colas, vestidos únicamente con sus túnicas color azafrán, para pedir comida. Los fieles les dan fruta y arroz glutinoso. En tu viaje a Laos tendrás que estar allí a las 5:30 para no perderte nada de este magnífico y fascinante espectáculo. Aprovecha tu visita a Luang Prabang para asistir siempre que el rito siga siendo respetado.

Los monjes piden limosna

Una tradición amenazada

En las calles de Luang Prabangcorre un rumor, según el cual, en poco tiempo, los monjes ya no tomarán a diario la calle principal, Sisavang Vong, ni ninguna otra. Desgraciadamente esta tradición ancestral se ha convertido en un espectáculo no muy respetado por los turistas. Hoy en día hay más turistas que monjes, estos últimos son disparados por cámaras fotográficas de última generación de los que buscan las fotos más originales y bonitas. No dudan en perturbar el rito acercándose demasiado a la interminable y silenciosa fila de monjes. Por piedad, sé lo más discreto y respetuoso posible. Los puedes ver perfectamente desde el otro lado de la calle, en la acera contraria. En cuanto a las fotos, puedes tomar todas las que quieras pero invierte en un zoom.

Otra práctica que adoran los turistas es mezclarse con los fieles para dar limosna a los monjes. Seamos claros, no es tu lugar y no tienes nada que hacer allí. Debes saber que, a menos que hayas cocinado tu mismo el arroz glutinoso que piensas ofrecerles, el que compras es de mala calidad, con varios días, y puede hacer enfermar a los monjes. No entres en el juego y permanece en tu sitio antes de que este rito fascinante desaparezca. 

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 6 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje