Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Qué traerse de Madagascar

No soy una viajera a quien le guste comprar recuerdos. Por contra, soy una gran coleccionista de pequeñas piezas de puzzle, propias de cada país que descubro: trozos de periódicos, etiquetas de productos de consumo local, hojas de especies de árbol endémicas, el logo de una compañía ferroviaria, dibujos hechos por niños o croquis improvisados... Nada glamuroso y por supuesto sin ningún valor comercial.

No obstante, en mi viaje por Madagascar me di cuenta de que este país exaltaba las fantasías de mis familiares, incluso de los menos viajeros entre ellos. Opté pues por cargar un poco más mi maleta para poder llevarles algunas pequeñas cosas significativas o anecdóticas, con el fin de mostrarles la esencia de esta isla única en el mundo.

Esta es, en detalle, mi lista de regalos, la cual quizá inspire a aquellos viajeros que no pensaban traer más que ramitas de vainilla, ron exótico o algunas almejas del mercado de Toliara… 

Una bolsa de semillas de babobab

Estos pequeños granos de color gris nos enseñan a ejercitar la paciencia. Hay que dejarlos marinar una semana entera en agua para más tarde ponerlos en una gran vasija, donde puedan desarrollar sus poderosos tallos. ¿Paciencia? Incluso al cabo de tres años, el pequeño baobab muestra un aspecto frágil y raquítico, con un tallo que pierde hojas: su propietario se angustiará, persuadido de que no se está aclimatando a su nuevo territorio. Más tarde, cuando nadie se lo espere, el baobab sufrirá un crecimiento grande e imprevisto, y alcanzará todo su tamaño.

@Nowmadnow

Frutos de azufaito secándose al sol

Los pequeños frutos del azufaito son de color rojo púrpura y parecen canicas de acerola: cerezas silvestres aciduladas que los niños malagasy mordisquean al salir de la escuela. Se pueden comprar en los mercados o a lo largo de las carreteras, pero asegúrate de comprarlos bien secos: los míos estaban aún húmedos y se me terminaron pudriendo en la maleta.

Confitura de frutas de comercio justo

Los niños discapacitados de Manakara se encargan de prepararlas: las confituras del Institut Saint-Joseph se venden en toda la isla. Litchi, piña-coliandro, o guayaba-pasión: delicias en tarros que uno mete en su maleta haciéndose la promesa de no desempaquetarlas demasiado pronto.

Fotografías originales de Pierrot Men

Artista emblemático cuyos trabajos se exponen a escala internacional: se puede visitar su taller en Fianarantsoa e impregnarse de la fuerza que se desprende de cada una de sus imágenes. Se lo conoce como el "Doisneau malgache", y es admirado profundamente por los pueblos de su isla. Pierrot Men sugiere una visión humanista de sus modelos, sumergiéndonos en un collage de mil profesiones malgaches.

Otras ideas para constituir un cesto malgache:

  • cubiertos para la ensalada hechos con cuerno de cebú
  • papel Antemoro, hecho con fibras vegetales elaboradas con corteza de Havoa y espolvoreado con flores frescas recogidas en las cercanías de la ciudad de Ambalavao.
  • saka-saka, caldo de hojas machacadas de mandioca, vendido en conservas.
  • cochecitos hechos con materiales reciclados, que pueden comprarse en tiendas de artesanos-traperos de Antsirabe.
  • miel de flores de litchi o de baobab
  • aceites esenciales preciosos, como el helicriso malgache, la flor de jengibre o la corteza de canela.
  • pimienta silvestre y bayas rojas
  • café de los pequeños productores de la costa este.
Aline Gernay
7 contribuciones
Actualizado el 24 diciembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje