Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Las 5 razones para ir a Madeira

A 500 km de las costas marroquíes y a 1000 km de Lisboa, Madeira se descubre con total tranquilidad siguiendo sus "levadas" y sus pequeños puertos pesqueros, con temperaturas generosas en cualquier estación. Su variedad botánica y floral y su estilo de vida relajado la convierten en un excelente destino turístico. Muchos europeos jubilados se instalan ahora aquí.

Para disfrutar de actividades ligadas a la montaña y al mar

Las montañas de origen volcánico dominan el sur de la isla y ofrecen numerosas posibilidades: desde la simple caminata pasando por el barranquismo, la escalada, la VTT, etc.

Las playas no son numerosas pero las actividades de agua no faltan, sin embargo. En Porto Moniz, en la punta noroeste de la isla, podrás bañarte en las piscinas naturales. Además, por todas partes, paseos en barco, buceo, surf o windsurf te esperan.

Por sus caminatas fáciles y agradables

Aunque Madeira sea una isla, ¡uno va allí más para caminar por sus montañas que por sus playas! A lo largo de las "levadas", ingeniosos canales de irrigación creados para recuperar y llevar el agua de lluvia, las posibilidades de marcha son múltiples y muy fáciles de acceder, seas deportivo o no.

Los más valientes podrán atacar el Pico de Ruivo, la cumbre más alta de la isla (1816m).

Por su tranquilidad insular

Vivir en Madeira es agradable, ¡el clima es muy importante pero no es lo único! La gentileza de sus habitantes y la dulzura de su forma de vida no se quedan atrás. Funchal, su capital, se descubre a pie a lo largo de las calles escarpadas o a lo largo del puerto. En los mercados, encontrarás productos del mar así como frutas locales, miel y numerosos productos derivados de la caña de azúcar.

Por la gran riqueza de su flora

A causa de la suavidad de su clima a lo largo de todo el año, el archipiélago de Madeira puede enorgullecerse de una flora variada y exuberante, lo que le vale el sobrenombre de "Jardín del Atlántico": buganvillas, azaleas, camelias, aves del paraíso (el símbolo de la isla)... por no hablar de los árboles de plátano, palmeras datileras, tunas y caña de azúcar, entre otras.

Para hacerte una idea de esta flora, ve al jardín botánico en la parte alta de la ciudad de Funchal.

Finalmente, su Laurisilva es un bosque de laureles clasificado como patrimonio mundial de la UNESCO desde 1999.

Por la suavidad de su clima a lo largo de todo el año

Pequeña piedra verde perdida en el océano Atlántico, en la misma latitud que el sur de Marruecos, la isla portuguesa de Madeira es uno de los pocos lugares del planeta ¡donde se vive bien a lo largo de todo el año!

Hace entre 17 y 20 ºC en invierno, y alrededor de 25ºC en verano: ¡en resumen, nunca demasiado calor y nunca demasiado frío! El clima es subtropical, lo que favorece una gran riqueza floral.

Stéphanie Charbit
93 contribuciones
Actualizado el 8 octubre 2018
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje