Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Viaje de novios a la Polinesia, un Edén a la altura de vuestras expectativas

Destino de ensueño por excelencia para todos los enamorados que se quieran ir de viaje o que quieran pasar una luna de miel de fantasía. La Polinesia francesa, colectividad de ultramar, está compuesta por 118 islas, como las famosas islas de Tahití o Bora Bora en las que el Océano Pacífico nos regala un espectáculo sobrecogedor de aguas azuladas.

Mil y una islas

Con sus cinco archipiélagos, no os faltarán islas que visitar en vuestro viaje de bodas a la Polinesia; lo que sí necesitaréis son varias semanas de viaje, teniendo en cuenta el tiempo de trayecto entre unas y otras. Por ello tendréis la posibilidad de seleccionar aquellas que mejor se ajusten a vuestras expectativas y planificar así un viaje de novios de ensueño. El archipiélago de la Sociedad reúne varias islas conocidas como la imprescindible isla de Tahití, que os sorprenderá por la calidez de sus habitantes. El corazón de sus paisajes alterna arena blanca y negra, montañas y valles. La famosa isla de Bora Bora os encantará si buscáis hoteles lujosos y otras prestaciones turísticas. También tendréis la posibilidad de dormir al son de la laguna en un bungalow construido sobre pilotes. Las islas de Moorea o Maupiti os obsequiarán con las clásicas fotos de postal y os tocará a vosotros decidir si queréis aventuraros en islas menos conocidas pero de nombres también poéticos como Rimatara (en las Australes), Nuku Hiva (en las Marquesas) o Mangareva (en el archipiélago de las Gambier, el menos frecuentado).

Paraísos para los sentidos

Aunque cada una os sorprenderá a su manera, todas las islas de la Polinesia tienen la capacidad de alterar los sentidos. No hace falta que busquéis mucho, el paisaje os cautivará en cuanto pongáis un pie en las aguas turquesas de la isla de Moore o en la naturaleza salvaje de Huahine, donde también los peces y la laguna forman un matrimonio perfecto. Si queréis edulcorar un poco más vuestro Edén polinesio visitad la isla "vainilla" o Tahaa, como se la conoce oficialmente, para deleitar vuestros olfatos con un aroma increíblemente romántico. El canto de los pájaros en la isla Tetiaroa os acompañará durante vuestros paseos bajo los cocoteros de sus largas playas. Aquí podréis ser testigos de la tranquilidad que se respira en la isla.

La isla de Moorea

Lugar de placer y descanso

Con todas estas maravillas, nadie duda que la Polinesia pueda ofreceros ese entorno romántico que estáis buscando. Dejaos seducir por las actividades de buceo submarino en las aguas turquesas de la Polinesia, siempre rebosantes de peces multicolores. O si lo preferís, podéis hacer una visita a las islas de Tahití, Moorea o Rurutu, donde se encuentran los mejores lugares para observar con toda tranquilidad el espectáculo que ofrecen las ballenas, especies respetadas y protegidas de la caza desde 1986. Si, por el contrario, lo que os interesa son las caminatas por jardines sacados del mismísimo Edén, también lo podréis encontrar en todas las islas. Y si todavía necesitáis más pruebas para convenceros de que la Polinesia francesa es el destino perfecto para un viaje romántico, la isla de Tupai os dará sacará de dudas ya que vista desde el cielo ¡tiene forma de corazón!

Ségolène Renoud-Lyat
20 contribuciones
Actualizado el 31 agosto 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje