Covid-19 - ¿Dónde viajar?Saber más
Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Sri Lanka

En las cavernas de los templos de Dambulla

La visita de los templos de Dambulla merece la pena, aunque solo sea por la magia del lugar. Grandes cavernas que fueron convertidas en templos varios siglos atrás. En el interior, descubrirás magníficas esculturas e inolvidables pinturas que convierten el lugar en una visita ineludible durante tu viaje a Sri Lanka.

Escalando la montaña

Accedemos a las cuevas-templo de Dambulla desde el nuevo y "kitsch" Templo de Oro, bajo la mirada de un Buda de treinta metros de altura. Parecería que estuviéramos en un parque de atracciones, ya que el lugar tiene un aire artificial.

Las cuevas-templo se encuentran a unos cientos de metros más arriba, siguiendo un sendero que atraviesa la colina. Seguramente te encuentres con una multitud cuando subas por el camino hasta la entrada de los templos. Estos templos son muy sagrados y populares entre los esrilanqueses, que viajan desde toda Sri Lanka

La ascensión puede llevar algo de tiempo, ya que hay muchos vendedores ambulantes que te asaltarán para venderte de todo, sea lo que sea, para llevar como ofrenda a Buda. Y algunos pueden ser muy insistentes. Durante mi visita, una mujer me cerró el paso, negándose a dejarme avanzar. Estaba empeñada en venderme un cucurucho de flores de tiaré.

Al llegar a la cima, aún tendrás que atravesar la entrada, bien custodiada por agentes que te harán pasar por un detector de metales. Lleva contigo una mochila si no quieres pagar el precio del guardarropa para dejar tus zapatos.

Buda reclinado en Dambulla

Explorando las cuevas

Las cuevas-templo de Dambulla, protegidas por la UNESCO, cuentan con cinco cavernas de tamaño e importancia diferentes que albergan más de 150 representaciones de Buda. El sitio puede visitarse apenas en una hora, ya que los templos están muy cerca unos de otros.

En la primera gruta, seguramente te quedes tan impresionado como yo por la estatua del Buda reclinado de quince metros de largo que se encuentra en su interior.

La segunda cueva, llamada Maharaja Viharaja, es sin duda la más impresionante de todas. Mide cincuenta metros de largo, y su techo alcanza hasta siete metros en algunos puntos. Al entrar en la gruta, no sabrás adónde mirar. La sala está llena de imágenes de Buda, cada una más bella que la anterior. Me fascinó el trabajo de pintura que cubre todas las paredes de la cueva. Uno deja de tener la impresión de estar en una caverna.

El nuevo Gran Templo, justo tras la segunda gruta, alberga también un Buda reclinado aún más impresionante que el primero. Diviértete observando los rostros de las estatuas de Buda. Te sorprenderá su extraña similitud; el trabajo de pintura es increíble. Admiro mucho el trabajo de los artistas en todas las cuevas de este lugar. Uno se pregunta cómo pudieron transformar hasta tal punto lo que era originalmente una pequeña capilla rodeada de unas pocas cavidades.

La siguiente cueva es mucho más pequeña, y la última alberga otro Buda reclinado, así como estatuas de los dioses hindúes Murugan y Visnú.

Paul Engel
68 contribuciones
Actualizado el 21 mayo 2015

Ideas de viaje

  • Clásico
Sri Lanka al completo
Aprox. 16 días Desde 1.650 €
unirse a un grupo
  • Clásico
Lo mejor de Sri Lanka en grupo reducido 
Aprox. 13 días Desde 840 €
Combinado
  • Encanto y lujo
Dubai y Sri Lanka: Un viaje, dos mundos
Aprox. 14 días Desde 940 €
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje