Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Sri Lanka, la naturaleza en todos sus estados

Sri Lanka concentra una increíble diversidad de paisajes en un territorio muy pequeño. La mejor forma de saciar vuestra sed de aventura es que visitéis los parques nacionales de las Maldivas, o que vayáis a conocer al elefante asiático, uno de los mamíferos de mayor envergadura del mundo.

El paraíso de los safaris

Sri Lanka alberga una inmensa variedad de especies animales incluyendo casi un centenar de mamíferos, más de doscientas especies de mariposas y más del doble de aves tropicales. Un espectáculo que puede observarse con facilidad recorriendo cualquiera de los numerosos parques nacionales del país. Por supuesto, la estrella de Sri Lanka es sin duda el elefante asiático; se le puede ver en muchos parques, como el de Uda Walawe, el de Kaudulla, el de Bundala, o en el famoso parque de Yala. Si viajáis a Sri Lanka durante el mes de agosto, no debéis perderos la mayor concentración de elefantes, contados por centenas en las orillas del lago Mineriya. Sin duda, quienes seáis aficionados a las aves querréis visitar la reserva forestal de Sinharaja, Pottuvil, o bien las marismas de Muthurajawela. También existen numerosas reservas, poco conocidas aún, ideales para salirse de las rutas habituales y poder ver con suerte leopardos asiáticos, una especie en riesgo de extinción.

Al asalto de las montañas

El centro de la isla alberga un macizo montañoso con algunos picos que superan los 2000 metros de altitud. ¡Bienvenidos al paraíso de los excursionistas! Primer punto a visitar por su importancia, el pico de Adán (o Sri Pada en lengua sinhala), la montaña sagrada de Sri Lanka donde Buda dejó su huella. Tras una larga caminata de siete horas por las montañas descubriréis un panorama excepcional, sobretodo si vais en las primeras horas de la mañana. Y un poco más lejos, el acantilado del Fin del Mundo y las Llanuras de Horton, lugares privilegiados para la observación de la naturaleza y la vida salvaje, pero sobretodo paisajes tan impresionantes como misteriosos. Los de espíritu más aventurero preferiréis tomar rubo hacia la Cordillera de los Nudillos, conocida con este nombre porque sus picos recuerdan mucho a la imagen de un puño cerrado. Sin embargo, el nivel técnico requerido para el senderismo en este lugar es elevado, y es muy aconsejable que os acompañéis de un guía local.

En las montañas de Sri Lanka

Conociendo a los grandes mamíferos marinos

Sri Lanka es conocido por ser uno de los puntos de paso de las ballenas azules en su migración hacia el hemisferio sur. Se cuentan por centenares en su migración a lo largo de las costas este y sur del país. Naturalmente, existe una oferta de excursiones para observarlas, principalmente en Mirissa, en el extremo sur, o en Uppuveli al este. Además de las ballenas, también tendréis sin duda la oportunidad de ver en aguas del Océano Índico multitud de delfines e incluso tortugas, también muy numerosas. Pero recordad que estas especies son frágiles y el desarrollo del turismo tiene un impacto significativo en su ecosistema. Es esencial que consultéis con un guía local y elijáis un recorrido que respete a los mamíferos marinos y al medio ambiente.

Paul Engel
68 contribuciones
Actualizado el 29 septiembre 2015