Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La magia de Pha Taem al norte de Khong Chiam

Para dibujarte el paisaje, el parque está situado a 20 kilómetros al norte de Khong Chiam. La meseta de arenisca que ha dado fama al parque sobresale más de 200 metros sobre el Mekong y Laos. La erosión ha dado origen a setas de piedra. Los torrentes han... ¡Alto! Monta en tus dos ruedas y sígueme, la magia está en pleno este.

Si Pha Taem me hubiese contado...

Disfruta, tu estancia en Tailandia no ha hecho más que empezar... 

En primer lugar, quedas impresionado. Frente a ti, en la parte baja, los bosques se detienen a orillas del Mekong. En el río, destacan algunos islotes color arena. Tus ojos se elevan y entonces, las colinas de Laos surgen, interminables, exuberantes en sus matices inigualables.

Curioso, decides descender. Sigues el abrupto sendero y algunos minutos de desniveles bastan para llevarte al flanco de los acantilados de arenisca. Te quedas pasmado ante lo que tienes delante, se distinguen pinturas rupestres de más de 2000 años de antigüedad. Reconoces formas geométricas simples, después manos, mamíferos, tortugas y, finalmente, hombres. Tu corazón palpita. ¿Pha Taem te sorprendería?

Sigues por el sendero dejándote distraer por algunos lagartos holgazanes que, al verte, se quedan inmóviles y se camuflan. La vegetación rebosa y el Mekong, eterno, no se cansa de correr. Después, la abundante flora se abre a un bosque de piedras extrañas. La paciente erosión ha modelado las rocas y su fuerza ha dado origen a altas y curiosas setas de piedra. Esparcidas en la meseta, eternas luchadoras de los vientos.

Pha Taem

Más al norte, el agua también tiene algo que decir. Los torrentes surcan la vegetación y socavan de una parte y de otra la piedra de estanques naturales. Surgiendo en el hueco de un pozo de luz, a una decena de metros por encima de una bolsa de agua, la singular y salvaje cascada Sang Chan refrescará tu piel del abrasador sol de Isan. ¿Pha Taem sería generoso?

Confiado, te aventuras, a partir de ahora, en los meandros del río abastecedor. Sentado tranquilamente, un pescador de caña te sonríe. A lo lejos y en la acuarela crepuscular, un anciano con el torso desnudo lanza una red desde su barca de colores. Crees distinguir sus arrugas... También los monjes disfrutan de la puesta de sol antes de dirigirse, supones, al templo de Wat Tham Patiham. Después, temiendo que te sorprenda la noche, y a pesar de que el salvaje Pha Taem no te ha desvelado todos sus secretos, das la espalda a sus orillas en las que hace bien soñar.

Lo has comprendido, descubrir Tailandia, Khong Chiam y su región, no se hace en un día. Los amantes del senderismo se detendrán en Isan y los soñadores en las orillas del Mekong.  

    

Sébastien Cuzol
25 contribuciones
Actualizado el 10 septiembre 2015