Covid-19 - ¿Dónde viajar?Saber más
Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Uzbekistán

Fascinación asegurada en la legendaria Samarcanda

Samarcanda es, sin duda, uno de los destinos que hacen soñar a los viajeros. Así que, en cuanto poses las maletas, aprovecha tu visita al máximo. Un buen par de zapatos para hacer frente a las horas de caminata, cámara en mano y estás listo para descubrir esta joya de Asia central, catalogada como Patrimonio de la Humanidad.

Los grandes clásicos

Comenzando fuerte con la imagen de postal de Samarcanda: la plaza de Registán, sin duda, uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos del Islam. Está formada por tres madrasas: Ulugbek, Tilia Kari y Shir Dor. Sus formas y motivos son elegantes, y ricamente trabajados. Sería posible perderse durante horas en un intento de prestar atención a todos los detalles de estos increíble diseños arquitectónicos. Un pequeño consejo: reserva tiempo para volver allí varias veces, en diferentes momentos del día, para ver cómo sus colores varían en función de la intensidad de la luz.

Imprescindible, Registán

.

Un pequeño paseo te llevará directamente a la mezquita de Bibi-Khanum, recientemente restaurada, cuyas cúpulas azules ¡brillan casi demasiado! Justo al lado, se puede disfrutar de la presencia del bazar para llevarse a la boca una torta de non y frutos secos, que se venden en abundancia allí. Tras reponer fuerzas, puedes continuar deambulando por la ciudad. Especialmente, por la mezquita Khazret Khyzr, considerada la mezquita de los viajeros, y situada muy cerca.

Una lujosa necrópolis

Tendrás que caminar algo más para llegar a otro sitio: la necrópolis de Shah-i-Zinda, el lugar más sagrado de Samarcanda. El ambiente es, sorprendentemente, tranquilo, a pesar del gran número de visitantes que recibe, adecuado para el recogimiento que despiertan los mausoleos en el visitante. Se puede apreciar la variedad estética que reina, lo artesano compite con el arte de los mosaicos y las mayólicas. En la parte superior de la necrópolis se accede al cementerio. Desde allí, se puede disfrutar de unas vistas impresionantes de la ciudad.

Para el almuerzo, es el momento de experimentar la especialidad local, el samsa, del que los habitantes no dejarán de alabar sus virtudes. Se trata de un hojaldre relleno de dados de carne de cordero y cebollas horneadas. Puedes animarlo un poco añadiendo una salsa de tomate y ajo justo antes de comerlo... Delicioso y saciante.

El barrio de Afrasiab

No te pierdas los alrededores: el museo histórico de Afrasiab, el observatorio de Ulugbek ubicado en la parte alta de Samarcanda y, finalmente, el Gur Emir. Este último es el mausoleo de la familia de Tamerlán y una visita imprescindible para cualquier buen turista en Samarcanda. El atardecer de este primer día puede dedicarse a complacer los sentidos con un plov, un plato típico de Samarcanda hecho con zanahoria y comino, ya sea en casa de un local o en una antigua madrasa convertida en restaurante, por ejemplo.

Si eres de los que se mueven rápido, es posible llevar a cabo todas estas visitas en un solo día, pero si prefieres tomarte tu tiempo, repártelas en dos días, antes de dedicar la tercera jornada a explorar los alrededores de la ciudad, especialmente, el mercado de Urgut, un pueblo situado a los pies de las montañas de Tayikistán, pero también todo el conjunto de imán al-Bujari, santuario que desea competir con el de la Meca.

Amélie Perraud-Boulard
63 contribuciones
Actualizado el 22 marzo 2016

Ideas de viaje

unirse a un grupo
  • Clásico
Viaje cultural por la Ruta de la Seda
Aprox. 15 días Desde 1.540 €
unirse a un grupo
  • Clásico
Mar de Aral y oasis de las ciudades antiguas
Aprox. 11 días Desde 1.430 €
unirse a un grupo
  • Clásico
Semana Santa recorriendo la Ruta de la Seda
Aprox. 8 días Desde 940 €
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje