Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Zanzibar

La isla de Pemba, paraíso vegetal y marino

Desde Unguja ​​o desde Tanga, en Tanzania, el viaje en barco a Pemba prepara al viajero para un cambio total de escenario: los pasajeros se agolpan en las cabinas y en la cubierta llevando con ellos objetos y mercancías de lo más variado... ¿Listo para embarcar?

Los tesoros de la "isla verde".

Algunos minutos de ruta por esta isla de 67 kilómetros de largo y 22 de ancho son suficientes para darse cuenta: Pemba ​​merece plenamente su apodo de Al Jazeera Al Khadra o ¡la "isla verde"! Aquí, la vegetación está por todas partes.Las lluvias periódicas, incluso fuera de la temporada de lluvias, alimentan una flora formada por plataneros y cocoteros, clavos de olor, nuez moscada... De hecho, las especias son una de las principales producciones locales (más aquí que en Ugujua): clavos de olor especialmente, pero también nuez moscada, vainilla, canela, cúrcuma, pimienta negra, etc.

Mercado de pueblo en Pemba

Los arrozales y los cultivos de alubias, piña o incluso café y azúcar de caña también tienen su lugar, donde trabaja la mayoría de la población activa de la isla. Así que podrás suponer que los mercados, que descubrimos también en pequeños pueblos más que en las ciudades, como Wete, Chake-Chake y Mkoani, son visitas imprescindibles y ¡despiertan las papilas gustativas! Pero también tendrás la oportunidad, durante tu estancia en Pemba, de visitar una de las destilerías artesanales que se encuentran en la isla. ¡Sus aromas son increíbles! Entendemos por qué la medicina tradicional de Pemba es famosa...

De playa en playa, hay paisajes preservados

La pesca artesanal también se encuentra entre las principales actividades de la isla. Las comidas locales harán que te des cuenta rápidamente de ello y también puedes crear tu propio menú yendo a la playa en el momento del regreso de las canoas o yendo al mercado. ¡Una delicia! Si bien es apasionante recorrer la isla y sus pueblos, holgazanear en sus playas de aguas turquesa, unas más bonitas que otras ​, ¡​es también muy agradable! A la sombra de un cocotero, sobre la arena blanca donde los turistas son escasos, fuimos testigos del ritmo tranquilo de la vida cotidiana, la salida de los pescadores, los juegos de los niños...

A menos que prefieras descubrir los fondos marinos, que aquí son maravillosos: los corales perfectamente preservados, los peces de colores que se mueven por los bancos... De mi estancia en esta isla en el fin del mundo, recuerdo los colores tan bellos y los aromas.

Marie TSOUNGUI
133 contribuciones
Actualizado el 8 diciembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje