Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Las 5 razones para ir a Zanzibar

Cocoteros, playas de arena fina, blanca y suave como el terciopelo, un hermoso sol brillando en un inmenso cielo azul, un agua turquesa como solo el océano Índico puede ofrecer, la conclusión es clara: harás un viaje a Zanzíbar por el mar. Pero no te contentes con eso, la isla tiene muchos otros atractivos.

Visitar un jardín de especias

Durante mucho tiempo Zanzíbar ha sido considerada como un importante emporio en el mundo de las especias. Estas últimas dieron, en otra época, riqueza y renombre a la isla. De esta herencia viene hoy día una actividad turística muy popular y muy interesante, la visita de un jardín de especias. Canela, nuez moscada, pimienta, azafrán, cardamomo, curri y clavo no tendrán más secretos para ti.

Descubrir fondos marinos muy bien conservados

Si ya estás cansado de holgazanear al sol, es el momento de hacerte con una máscara y un tubo y salir al descubrimiento de los fabulosos fondos marinos. Puedes embarcarte en un pequeño barco y, sin necesidad de ir muy lejos, te vas a encontrar en una barrera de coral poco profunda, rodeado de una multitud de peces multicolores. Has pasado de un paraíso terrestre a un paraíso submarino.

Deambular en el laberinto de callejas de Stonetown

El casco antiguo de Stonetown es un laberinto de callejas donde es verdaderamente agradable perderse. Cada esquina ofrece su conjunto de descubrimientos, su escena de vida. Te encuentras totalmente inmerso en un mundo típico y auténtico. Una especie de nuevo viaje lejos de la tarjeta postal habitual que uno conoce de Zanzíbar. Cuando llega la noche y el calor se hace más soportable, los lugareños se sientan fuera y contemplan cómo la calle comienza a vivir. Es el momento para hacer estupendos encuentros.

Ir a ver los colobos de Jozani

En el centro de la isla, el parque nacional de Jozani acoge en su selva dos especies de monos muy raras. El colobo rojo de cuatro dedos es muy sociable, le encanta jugar ante las miradas divertidas de los visitantes. No es en absoluto tímido, al contrario que el colobo azul, que es más difícil de observar.

Por supuesto descansar en una playa paradisíaca en el norte de la isla

Completamente al norte de la isla, disfruta de tu viaje a Zanzíbar para abandonarte a los placeres del relax total. Una vez bien embadurnado de crema solar, la jornada está dedicada al arte de no hacer nada. Tumbado sobre una arena blanca y nada más, tendrás la dulce sensación de estar tumbado sobre el terciopelo. Levanta la vista, el cielo es azul, mira el horizonte, lo mismo. El día pasa así hasta la puesta del sol, por supuesto maravillosa.
David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 8 octubre 2018
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje