Destinos
Mejores destinos en América Central
Otros destinos en América Central
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

El Valle de Anton

Informaciones prácticas sobre El Valle de Anton

  • Familia
  • SPA y masaje
  • Reserva natural / Observación de Fauna / Safari
  • Parques y jardines
  • Arroyo / Río
  • Cascada
4 / 5 - Una opinión
Cómo ir
A 3 horas en coche de la ciudad de Panamá
Cuándo viajar
De junio a septiembre
Duración mínima
1 a 2 días

Opiniones de viajeros sobre El Valle de Anton

Justine et Clément Gran viajero
19 opiniones en total

A tan sólo tres horas de la capital de Panamá El Valle de Antón es uno de los lugares accesibles más verdes de Panamá. Es el rincón ideal para pasar un buen rato en familia.

Aconsejo:
El Valle de Antón es uno de esos extraños lugares atrapados entre dos océanos, el clima suele ser bastante nublado, por no decir lluvioso. Así que trae algo para cubrirte.
Mi opinión

El Valle de Antón nos ha permitido pasar dos días muy agradables y muy completos en medio de la naturaleza.

Para comenzar frescos, empezamos por el museo de las orquídeas, conocido en la región por su jardín en forma de laberinto extremadamente florido. Es un remanso de paz ideal para disfrutar observando las mariposas y pájaros que vienen a comer por allí.

Aprovechamos el sendero de la Piedra Pintada para estirar las piernas, te lo recomendamos especialmente: la llegada a la cumbre es magnífica y ofrece unas vistas de un océano de colinas verdes.

También se puede hacer un paseo para ver las cascadas y los riachuelos. La entrada es pagada (unos 2 dólares por persona), y nos sentimos un poco decepcionados por el mantenimiento del lugar... Pensábamos en bañarnos pero la basura de los alrededores nos disuadió.

Para familiarizarnos con la fauna del país visitamos el zoo El Níspero, cuya entrada cuesta 5 dólares. El parque es grande, florido, bien cuidado y los animales (algunos de los cuales nos resultaron desconocidos) son innumerables. Para los aficionados al escondite, la zona de los anfibios expone unos acuarios que parecen vacíos a primera vista, sin embargo son el hogar de las ranas multicolores, incluyendo a la famosa rana dorada, símbolo de la región. ¡Te toca buscarlas!

Por último, para terminar la jornada relajándonos, nos dirigimos a los baños termales. Atento a los horarios, los centros cierran bastante temprano. Lamentablemente, nosotros llegamos una media hora antes del cierre pero ya no aceptaban a más clientes...

El Valle de Antón nos gustó mucho, pudimos disfrutar y relajarnos en un entorno fantástico.

¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje