Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Descubre los tesoros de la selva guayanesa

La mitad de la biodiversidad francesa se encuentra en la Guayana, nada menos. Tucanes, guacamayos, monos, caimanes. Con un buen guía y un poco de suerte podrás observar animales exóticos y descubrir su hábitat. El río de Oyapock separa la Guayana de Brasil. Aquí se juntan el Parque Amazónico de la Guayana y el Parque Nacional de las montañas de Tumucumaque en Brasil. Un entorno de un riqueza extrema y origen de una gran cantidad de descubrimientos.

Ouanary

Ouanary es un pueblecito sin carreteras al que se puede acceder en piragua a 1h30 de Saint-Georges. Ubicado en la bahía de Oyapock, en la ladera de una colina, es un lugar fantástico por sus vistas. De hecho, puedes llegar a la Montaña de Plata en 20 minutos de caminata, y desde allí, la selva se extiende hasta donde llega la vista. El relieve no es muy alto en la Guayana, así que por una vez no lamentarás la subida.

Escuela de los tres Manglares

Saint-Georges de Oyapock

Saint-Georges es un pueblo en la frontera con Brasil. Es el punto de partida para los circuitos hacia la selva. Por ejemplo puedes hacerte con un guía que te lleve en piragua al Saut Maripa, un brazo del río que cae en pequeñas y bonitas cascadas y que te permitirá descubrir la selva. Esta zona es extremadamente rica en especies de animales, y frecuentemente es objeto de exploraciones científicas. Es un área protegida, al igual que la cala Gabaret, que también se puede visitar.

Otras opciones: la Cala Minette, cerca del Saut Maripa, es preciosa, así como la Cala Pantanari. Pide a un guía que te lleve a un inselberg. Se trata de un relieve geológico que sobresale del resto del paisaje al estilo de Ayers Rock, pero más pequeño, otro lugar imprescindible en tu recorrido por la Guayana. La noche se pasa en una hamaca de una cabaña. ¿Qué mejor para internarse por la selva?

Camopi

Si eres de los más aventureros, ven a Camopi, un agradable y pintoresco pueblo. Aguas arriba del río Oyapock, y en el Parque Amazónico de la Guayana, este pueblo amerindio es auténtico y está especialmente bien conservado. Vivir en medio de la selva requiere grandes conocimientos  y técnicas avanzadas. Pesca, caza, recolección, aprenderás muchas cosas sobre las tradiciones y costumbres locales. Antes era necesario tener una autorización administrativa para ir hasta allí, pero desde 2013 ya no hace falta. Las infraestructuras turísticas, en especial las cabañas, se integran suavemente en el lugar. La región cuenta con una biodiversidad de las más ricas del mundo. Es también una región que posee gran cantidad de oro y se ve muy afectada por el saqueo de los buscadores. Si quieres ir un poco más al sur del Oyapock en el parque amazónico, necesitarás tener una autorización.

Rose Nicolini
135 contribuciones
Actualizado el 12 noviembre 2015