Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Fraser Island

Informaciones prácticas sobre Fraser Island

  • Playa / Estación Balnearia
  • Reserva natural / Observación de Fauna / Safari
  • Isla
  • Punto de vista
  • Arroyo / Río
  • Lago
  • Turismo Responsable
  • Patrimonio Mundial de la Unesco
  • Imprescindible
4 / 5 - 3 opiniones
Cómo ir
A unos 15 minutos en barco desde Rainbow Beach
Cuándo viajar
De junio a septiembre
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Fraser Island

David Debrincat Gran viajero
684 opiniones en total

la Isla Fraser es la isla de arena más grande del mundo, situada frente a Hervey Bay, a 45 minutos en barco.

Aconsejo:
Necesitarás un vehículo todo terreno para poder desplazarte por la isla.
Mi opinión

La Isla Fraser es una maravilla de la naturaleza, inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Está prácticamente toda cubierta de vegetación, aunque a veces sobresalen hermosas dunas de arena blanca.

Las playas son excelentes, pero no te puedes bañar en todas las zonas. Cuando vine a la isla Fraser en medio de mi viaje por Australia, pude observar desde lo alto de un inmenso promontorio unos delfines, una raya, una tortuga e incluso un tiburón muy cerca de la orilla. De modo que extrema la precaución. Si la llamada de las aguas color turquesa es superior a tus fuerzas, te aconsejo que te bañes en uno de los lagos interiores. El degradado de azul de las aguas es también muy bonito, y no hay peligro de acabar entre los dientes de un tiburón blanco.

Para poder apreciar sus tesoros, necesitas pasar al menos 2 días en la Isla Fraser.

Sophie Liger Gran viajero
110 opiniones en total

La isla de arena más grande del mundo

Aconsejo:
Reserva un vehículo 4x4 durante 2 ó 3 días para hacer el recorrido.
Mi opinión

Fraser Island, sigue siendo unlugar imprescindible australiano que no puedes olvidar anotar en tu programa. Te recomiendo reservar un vehículo 4x4 para hacer la ruta, al salir de Hervey Bay.

Fraser Island es la isla de arena más grande del mundo, y por lo tanto, conducir un 4x4 requiere un poco de técnica, pero no es tan difícil, y sino, tocará empujar para sacar el vehículo de la arena... ¡una experiencia única!

Tuve la oportunidad de conducir por la playa, dormí en la tienda y cuando me desperté estaba frente a unos paisajes maravillosos. También me crucé con algunos dingos, esos perros salvajes australianos que están por todas partes en la isla. Hay que respetar algunas normas de seguridad para que no te ataquen y todo vaya bien, pero eso forma parte de la aventura de Fraser Island.

En una de las playas están los restos de un enorme barco naufragado, un lugar de paso obligado en la isla. También hay diversos lugares con vistas panorámicas para contemplar la isla y la costa. Fraser Island es para mí una fantástica experiencia y tengo que recomendarla a todos los que vayan a Australia.

Lisa Gaillard Gran viajero
101 opiniones en total

La isla de Fraser es la isla de arena más grande del mundo (123 km de largo por 24 km de ancho). Forma parte del parque nacional de Grand Sandy y está inscrita como patrimonio mundial de la UNESCO.

Aconsejo:
Asegúrate de reservar una expedición o de alquilar un 4x4, (conductores experimentados únicamente): podrás también descubrir el lago Mackenzie, en el bosque, para bañarte y hacer un picnic. En Central Station admira la exuberante vegetación.
Mi opinión

Descubierta por el capitán Cook, la isla de Fraser lleva el nombre de la pareja Fraser, cuyo barco encalló en 1836. Dunas de arena sobre las que ha crecido la selva virgen, el ecosistema de la isla de Fraser es frágil y único en su género. Más de 40 lagos de agua dulce están presentes en esta inmensidad de dunas.

Si quieres estar motorizado para visitar la isla de Fraser, (y yo te lo aconsejo, vistas todas las maravillas que hay que descubrir), entonces alquila un 4x4, único vehículo autorizado en la isla. Yo, que no soy una conductora experta sobre este tipo de suelo, preferí reservar una visita y dejarme guiar. Las excursiones parten de Noosa, Hervey Bay o Rainbow Beach, de donde partí yo con la agencia Adventure Tours. Una especie de mini camión con tracción a las 4 ruedas vino a recogernos (éramos 8). El barco salió por la mañana temprano: desde la borda, pudimos observar las medusas y los bancos de atunes. Las aguas de Fraser son las más peligrosas y salvajes de Australia. Las fuertes corrientes marinas, la presencia de tiburones (toros y tigres) devoradores de hombres, y de medusas asesinas, hacen que el baño sea fuertemente desaconsejado.

Al llegar a la isla, los vehículos de diferentes agencias de viaje se siguen unos a otros y ¡se paran todos en los mismos puntos de interés turístico! Solo un pequeño imprevisto en el programa para nuestro 4x4: uno de los neumáticos pinchó y esperando en la playa que el guía cambiase la rueda, pudimos distinguir una ballena a lo lejos. También nos cruzamos con dingos, que están en vías de extinción. Se nos pidió que ocultásemos toda comida porque son muy agresivos y está prohibido alimentarlos: ¡deben continuar siendo salvajes! Durante toda la visita, el guía nos sensibilizó sobre este medio ambiente frágil. Nos hizo comprender que un comportamiento responsable ante esta biodiversidad excepcional es imprescindible si queremos continuar visitando esta isla. Después de haber rodado durante kilómetros a lo largo de la playa de las 75 millas, "la autopista de Fraser", nos hicieron un primer alto en Eli Creek, un riachuelo de agua dulce y límpida que se lanza hacia el mar. Siguiendo una plataforma de madera, nos adentramos un poco en el bosque, hasta el manglar donde el curso de agua se hace más estrecho y desaparece bajo la vegetación. Chapoteamos en este magnífico lugar. A continuación, para hacer algunas fotos, nos dirigimos hacia los hermosos restos oxidados del barco Maheno, una nave hospital de la 1ª guerra mundial. Otra parada, en los Pinnacles: columnas de arena color ocre, testigos de la evolución de la arena durante varios cientos de miles de años. Regresamos sobre nuestros pasos para adentrarnos en la impresionante selva virgen. La arena es ahora más blanda y el camión nos sacude en todos los sentidos. Hay que tener el estómago a prueba de bomba para no vomitar. Los conductores tienen problemas para no quedarse atascados en la arena en estas vías estrechas, entre los árboles que se elevan a más de doscientos metros de altura. Llegamos al famoso lago Mackenzie, el imprescindible de la visita: un lago de agua de lluvia, con aguas transparentes y colores cambiantes, en el medio del bosque y la arena blanca: ¡es magnífico! Nos creemos solos en el mundo en este paraíso, pero solo por cinco minutos, ¡antes de que los otros vehículos de turistas lleguen! Nos bañamos, hacemos un picnic: hay una zona de barbacoa (la comida está incluida en la excursión); ¡un Kookaburra (pájaro australiano) viene a saludarnos! Nuestro recorrido se termina en Central Station (Estación Central), una antigua aldea, con un paseo espléndido en el que seguimos el cauce del arroyo de Wanggoolba Creek en la selva virgen: árboles que estrangulan, palmeras gigantes... Ambiente de Parque Jurásico asegurado: ¡no es sorprendente que se hayan grabado ahí documentales sobre los dinosaurios!

No me esperaba una isla tan salvaje. ¡Qué sorpresa! Imaginaba la isla de Fraser como otra más de las numerosas islas en las que podemos descansar tranquilamente en la playa y practicar el buceo con tubos y máscara. Es un viaje verdaderamente de los más interesantes, sobre todo para los que aman observar la naturaleza en todo su esplendor.

Expérience ajoutée !
Vous pouvez ajouter d'autres expériences à votre projet avant de le transmettre à une agence locale
Voir mon projet de voyage