Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

San Francisco, la ciudad de las colinas

Al igual que todas las ciudades grandes y culturales, San Francisco también requiere de tiempo para poder apreciarla bien, aunque ni siquiera una vida entera te llegará para descubrir todos sus secretos. Aquí tienes algunos de ellos y, sobre todo, las cosas que no te puedes perder si solo vas a estar unos días por la ciudad.

El centro de la ciudad, los muelles y Alcatraz

El centro de la ciudad cuenta con algunos de las atracciones turísticas más conocidas de San Francisco. Cada barrio posee su propia identidad. Japantown y Chinatown son sin duda alguna los ejemplos más chocantes, pues ambos barrios parecen salidos directamente de Japón y China.

Más al norte, en la vertiente de las colinas que da a la bahía, se encuentra la Torre Coit, uno de los emblemas de la ciudad y que se visita sobre todo por sus pinturas murales. Tras darte una vuelta por Lombard Street, la calle más sinuosa del mundo, tal y como reza su apodo, baja hacia el barrio italiano de North Beach, que cuenta con un sinfín de bares y restaurantes. Luego, vete hasta el "Pier" 39 (muelle), donde podrás degustar el plato típico de la ciudad en un bol de masa de pan fermentada: el clam chowder. Además, también puedes ir a visitar a los leones marinos que se dejan ver desde los muelles antes de embarcarte en tu aventura hacia Alcatraz.

El sur: del barrio de Mission a Castro

Al sur de la calle Market, tras pasar la calle Mission, se halla el barrio mexicano, un lugar perfecto para hacer una pausa y disfrutar de la comida mexicana a bajo precio. Si coges la 18, una calle cuya arquitectura es deslumbrante, llegarás a Dolores Park, lugar de reunión de jóvenes y familias en el que disfrutar de un ambiente muy distendido y sentarse sobre la ladera de la colina y maravillarse con las vistas que esta ofrece al centro de la ciudad.

Esta parte no tiene traducción al español. Si te diriges al oeste, llegarás a Castro, el barrio gay de San Francisco, y a las Twin Peaks, una colina desde la que podrás admirar unas vistas increíbles que dan a la parte este de la ciudad. 

El noroeste y del Golden Gate a Sausalito

La parte oeste de la ciudad es mucho más residencial, pero las colinas siempre guardan sorpresas. La primera reserva bonitas vistas y está situada en el barrio Sunset. En lo alto del cruce entre la avenida 15 y Moraga, está el Grand View Park, que ofrece un panorama mucho más romántico que el de Twin Peaks y que da a la parte oeste de la ciudad y al parque del Golden Gate.

Y tampoco te puedes perder el barrio de Haight-Ashbury, donde podrás conocer a la nueva generación de hippies y recorrer todas sus tiendas, cada una más fantasiosa que la anterior, sin perder vista de sus escaparates. Al fondo de la calle Haight, dentro del Golden Gate Park, se halla un laberinto que se extiende hasta la playa y que pasa por lagos, un parque de bisontes, dos museos y un jardín botánico.

Golden Gate Bridge

La carretera 1 divide el parque en dos y remonta hacia el norte en dirección al Golden Gate Bridge, un tramo que es mejor cruzar en bici o a pie para evitar comerte un atasco. Este puede ser un buen plan para antes de ir a visitar la bonita ciudad de Sausalito o Muir Woods, un bosque de secuoyas gigantes plagado de rutas para hacer senderismo.

El resto de la bahía, al norte y al este, también merece mucho la pena, al menos Berkeley, que dispone de una universidad impresionante, un ambiente relajado y muchos restaurantes en los que podrás comer bien por poco dinero.

Claire Perrin
76 contribuciones
Actualizado el 21 agosto 2015