Todas nuestras experiencias (26)
Aerial view of Trinidad in the morning. Cuba
1 / 6
Maisons colorées à Trinidad, Cuba
Stunning views over Trinidad de Cuba from inside the bell tower of the church

Hacer un viaje en el tiempo en la ciudad de Trinidad

CulturaCuba

Verde pastel, amarillo limón, rosa chicle... Para los viajeros, Trinidad, en el centro de Cuba, es un verdadero arcoíris. Fundada en 1514 y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, esta ciudad es un laberinto de callejuelas de adoquines. Aquí merece la pena pasear junto a las casas coloniales, tomárselo con calma y dejarse embriagar por el ambiente tranquilo del lugar. Esta sensación de quietud se verá interrumpida de cuando en cuando por el rugir de un antiguo coche americano o por el trote de un caballo.

Si deseas socializar con los lugareños, puedes pasar la noche en una casa particular. En la intimidad de estas casas acogedoras, podrás disfrutar de su patio con flores para leer u observar el emblemático campanario amarillo de Trinidad desde una azotea. Alrededor de la Plaza Mayor, en el centro histórico, los palacios de los antiguos ricos criollos se han convertido en lugares dedicados a la cultura que reciben cientos de visitas. El Museo Romántico, o Palacio Brunet, te hará viajar gracias a su patio andaluz y sus objetos diversos, que datan del siglo XIX.

Por la noche, en la casa de música que elijas, podrás disfrutar con un cóctel, asistir a conciertos de salsa o de música afrocubana y bailar entre lugareños de todas las generaciones. ¡El ambiente es acogedor y animado!

Otras experiencias inolvidables