Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Nueva Zelanda, paraíso natural intenso

En Nueva Zelanda, ¡se ama y se protege a la naturaleza! Lo atestiguan los numerosos parques nacionales que cubren la isla Norte y la isla Sur, espacios protegidos que se encuentran por todas partes y el Environnemental Care Code que debes respetar estés donde estés.

Parques nacionales y otras especies protegidas

 

Nueva Zelanda cuenta con catorce parques nacionales y algunas decenas de espacios protegidos entre los que hay 14 parques forestales y 3 parques marítimos. El primero habría nacido en 1887, después de que el pueblo maorí twuharetoa cediese a los neozelandeses tres cimas ancestrales: el Ruapehu, el Tongariro y el Ngauruhoe. Tres volcanes que desde entonces han formado el primer parque nacional neozelandés en la isla Norte. En cuanto a las zonas protegidas, debes saber que representan el 32% del territorio y 7,5% de las aguas neozelandesas. En resumen, ¡bonitas cifras!

Nueva Zelanda es, por tanto, el ejemplo en materia de gestión ambiental y de conservación. Y cuando sabemos que cuenta con 90.000 especies endémicas, se entiende que el país quiera proteger todas esas maravillas de la naturaleza...

 

Fiordland National Park, concentrado de toda esta belleza

 

El Fiordland National Park es el mayor parque nacional de Nueva Zelanda. También es el que concentra la mayor diversidad de paisajes: glaciares, montañas, fiordos, bosques, playas, ríos, especies animales y vegetales de todo tipo. Inscrito en el Patrimonio Mundial de la UNESCO, Fiordland National Park forma parte de la zona del Wahipounamu, al suroeste del país.

Para disfrutar plenamente del parque, dirígete al Department of Conservation, allí te informarán sobre todas las rutas de senderismo, te proporcionarán planos y documentación sobre las especies que encontrarás en tu camino, el estado de los senderos, y te reservarán alojamiento en caso necesario... El interlocutor ideal para practicar senderismo de forma consciente y disfrutar plenamente de un rincón de tierra salvaje absolutamente fantástico.

Laetitia Santos
30 contribuciones
Actualizado el 8 septiembre 2016