Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Saquisilí

Informaciones prácticas sobre Saquisilí

  • Encuentro locales
  • Naturaleza, Aventura & Deporte
  • Artesanía
  • Lejos de los caminos trillados
3 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A 20 min en autobús desde Latacunga
Cuándo viajar
Los jueves, todo el año
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Saquisilí

David Debrincat Gran viajero
684 opiniones en total

A 12 km de Latacunga, Saquisilí es una pequeña ciudad, una población muy auténtica por la que vale la pena pasar.

Aconsejo:
Hay que ir a Saquisilí los jueves para asistir a su típico mercado semanal.
Mi opinión

Más pequeño y menos turístico que el de Otavalo, el mercado de Saquisilí es uno de los mejores recuerdos de mi viaje a Ecuador.

Todos los jueves, los indios llegan de todos los lugares de alrededor para vender sus frutas, verduras, conejillos de indias, cerdos, pollos, bueyes y llamas, los más exóticos. Incluso vi a una señora mayor llevar un cordero atado en bandolera como si fuese un bolso. ¡Qué gracioso! Al igual que en Otavalo, el mercado es un paraíso para los amantes de la fotografía. Me encanta su ambiente auténtico y típico, y su atmósfera tranquila de pueblecito campestre.

En Saquisilí pasé una mañana estupenda paseando entre los puestos. Te aconsejo que vayas a ver y sentir el estilo de vida de Saquisilí, sobre todo si no has podido ir a Otavalo.

Stéphanie Charbit Gran viajero
93 opiniones en total

A 12 km de Latacunga ,Saquisili merece una visita por su gran mercado semanal que tiene lugar cada jueves por la mañana.

Aconsejo:
A parte de eso, no hay gran cosa que ver en Saquisil... ¡hay que ir realmente un jueves por la mañana!
Mi opinión

Cerca del volcán Cotopaxi, en la panamericana, Saquisil no presenta un especial interés turístico. Es una pequeña ciudad de paso sin encanto particular, contrariamente a la bonita ciudad de Latacunga, unos kilómetros más allá.

Saquisil, voy un jueves por la mañana por su mercado que ¡sí merece la visita! En este gran mercado, que ocupa el conjunto de la ciudad, se compra y se vende de todo: animales, frutas y verduras, telas... Lo más impresionante es el mercado de ganado donde se negocia con terneros, vacas y cerdos en un alegre desorden organizado: mugidos, rugidos, relinchos, ¡a quien más mejor! Fuera de las rutas turísticas, ¡es mucho más agradable que Otavalo! A buen entendedor...