Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Cuando viajar a Jordania

Las temporadas ideales para visitar Jordania son la primavera y el otoño. En verano, las temperaturas pueden subir considerablemente, sobre todo en el desierto. El invierno puede llegar a ser muy frío y algunos meses son demasiado lluviosos. Para tener las máximas probabilidades de que el tiempo sea radiante, lo mejor es ir durante los meses de abril-mayo y septiembre-octubre. 

En pocas palabras

ene
feb
mar
abr
may
jun
jul
ago
sep
oct
nov
dic
Descubre un país impregnado de historia, con una cultura fascinante y que destaca por la hospitalidad de sus habitantes. Visita Petra y Wadi Rum o vete a recorrer el desierto en este espléndido país de Oriente Medio. Los dos periodos mejores para viajar a Jordania son la primavera y el otoño, ya que las temperaturas son más agradables en esas épocas del año. Entre noviembre y marzo, abundan las precipitaciones. En invierno, a veces hace mucho frío e incluso puede nevar. De todas formas, infórmate sobre las diferencias climáticas entre las regiones: aunque el desierto oriental es soportable en verano, el desierto del sur se te puede hacer muy duro con el calor.

Deportes y actividades en Jordania

ene
feb
mar
abr
may
jun
jul
ago
sep
oct
nov
dic
En la región de Petra y, sobre todo, en el Wadi Rum, podrás hacer un montón de rutas de senderismo a pie. Allí también podrás hacer escalada. Por la noche, puedes dormir en el desierto, una experiencia fuera de lo común. Al día siguiente, dirígete a la parte sur del puerto de Áqaba, uno de los lugares de submarinismo más bonitos del mundo. Allí podrás ver peces y corales como prácticamente en ningún otro lugar. Ve mejor en primavera o en otoño, cuando las temperaturas son agradables. En verano, pasarías demasiado calor y cualquier esfuerzo físico te costaría mucho. El invierno puede llegar a ser demasiado frío y tiene muchos días de lluvia. 

La carretera del Rey

ene
feb
mar
abr
may
jun
jul
ago
sep
oct
nov
dic
Por la carretera del Rey hace mucho calor durante el verano. Es mejor recorrerla en primavera o en otoño,ya que de noviembre a marzo llueve mucho. Recorre la carretera del Rey, una antigua vía que ha visto pasar un montón de pueblos, y descubre, antes de llegar a la garganta del Wadi Mujib, un paisaje perfecto formado por colinas y olivares donde reina la calma. Cruza la magnífica garganta del Wadi Mujib y descubre las avenidas de álamos e higueras, así como las ciudades con sus mercados. No te pierdas los mosaicos de Madaba, ni tampoco las fortalezas de Kerak y Shobak.

El desierto oriental

ene
feb
mar
abr
may
jun
jul
ago
sep
oct
nov
dic
Ve a descubrir el desierto oriental de Jordania y los edificios antiguos decorados con frescos, mosaicos y mármoles que mandaron construir los primeros soberanos árabes. Los castillos eran un oasis para descansar y festejar en mitad del desierto, y también servían de puente tanto para los peregrinos que iban de camino a la Meca como para los comerciantes. El clima allí es menos agobiante en verano que en otras regiones. Lo mejor es ir entre abril y noviembre, cuando no haga frío.

Norte de Jordania y Amán

ene
feb
mar
abr
may
jun
jul
ago
sep
oct
nov
dic
Te aconsejo que vayas en primavera o o en otoño a Amán y al norte de Jordania: las temperaturas son muy agradables en esa época. Si soportas bien el calor, también puedes ir en verano. En invierno, las temperaturas son más frías, hay abundantes precipitaciones e incluso puede nevar. Visita Amán, moderna y conservadora a la vez. Su vida cultural es muy activa y las cafeterías y bares del oeste de la ciudad se llenan. Descubre su teatro romano y visita el Museo Nacional, antes de salir en dirección a las montañas del norte del país. Los emplazamientos arqueológicos de Gádara, Pella y Gerasa te encantarán.

El desierto del sur

ene
feb
mar
abr
may
jun
jul
ago
sep
oct
nov
dic
Te quedarás boquiabierto con el teatro de Petra y las tumbas reales, y con todos los demás tesoros que encierra esta preciosa ciudad. Ve a Wadi Musa para tomar la carretera hacia el desierto del sur, la tierra de los beduinos. Allí, descubrirás magníficos oasis, paisajes espléndidos al atardecer y muchas dunas de arena. El clima allí es desértico y las temperaturas pueden llegar a ser asfixiantes en verano. Por tanto, evita ir allí en verano si te cuesta aguantar una temperatura de 45 grados.
Tiphaine Leblanc
120 contribuciones
Actualizado el 8 octubre 2018
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje