Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Guamote

Informaciones prácticas sobre Guamote

  • Encuentro locales
  • Montaña
  • Volcán
  • Turismo Responsable
  • Lejos de los caminos trillados
4 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A 50 km de Riobamba
Cuándo viajar
De junio a septiembre

Opiniones de viajeros sobre Guamote

Stéphanie Charbit Gran viajero
93 opiniones en total

Pequeña ciudad en el centro del país en el marco de la Panamericana, Guamote atrae a los turistas por su mercado semanal cada jueves, aunque también tiene otras cosas de interés.

Aconsejo:
Ven el jueves, día de mercado.
Mi opinión

Yo me aseguré de estar en Guamote un jueves, pero tenía intención de quedarme más días.

Como estaba solo en el albergue, no pude realizar ninguna de las actividades ofertadas (acceso al volcán Chimborazo, paseo en bicicleta de montaña, etc) Lo cual fue una lástima, pero en su lugar me ofrecieron acompañar a los voluntarios de una asociación en su gira por las escuela de la región, donde realizaban animaciones y repartían regalos de Navidad. Me aparté así del camino tradicional y pude conectar con las gentes del lugar.

Por la noche fue la fiesta de Navidad en la escuela del pueblo: una misa (larga), seguida de un animado baile. Al día siguiente fui a caminar siguiendo la vía del tren y campo a través. El pueblo estaba en ese momento vacío, pero cuando llega el jueves, día de mercado, y el tren pasa, ¡se llena de gente a rebosar!

Julie Olagnol Gran viajero
145 opiniones en total

El tren turístico que va de Riobamba hacia la Nariz del diablo hacía una parada en Guamote.

Aconsejo:
El mercado de Guamote es ahora muy famoso en Ecuador.
Mi opinión

Cuando estuve en Ecuador, el tren pasaba, generalmente, alrededor de las 9 h por Guamote. De repente, toda la ciudad se agitaba. Los turistas tenían veinte minutos para devorar una empanada y una bebida blanca de maíz. En cualquier caso, era el tren que cogían también los lugareños. Me gustó mucho la empanadilla, pero la bebida, no demasiado. Por contra, los colores de la estación me parecieron muy bonitos. Durante un viaje a Ecuador, realmente te sientes en los Andes, aunque sea un tópico.

Después de Guamote, el trayecto se me hizo largo, pero, afortunadamente, mi compañero de viaje me fue contando historias de las principales ciudades ecuatorianas. Debo admitir, al menos, que el paisaje era precioso. Hasta Alausí, pasamos, sobre todo, por páramos y pudimos ver bonitas escenas de la vida cotidiana. Desde entonces, el tren ha sufrido muchos reveses y su funcionamiento ha cambiado.