Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Descubriendo los lugares bíblicos de Jordania

La excursión más célebre que puedes hacer durante tu viaje por Jordania saliendo desde la ciudad de Madaba es la que te permitirá descubrir los lugares bíblicos de esta región.

El monte Nebo

Situado a solo 10 km de Madaba, el monte Nebo, con una altura de 849 metros, domina toda la región ofreciendo una vista impresionante sobre los paisajes aledaños. Si necesitas indicaciones para llegar allí, di que buscas el camino hacia Siyagha. Esta es la primera etapa del circuito clásico de los lugares bíblicos.

Resulta bastante emocionante ser consciente de que, hace mucho tiempo, Moisés tuvo la misma visión sobre el mar Muerto, los montes de Judea, Jericó y el río Jordán. Fue aquí donde murió contemplando la Tierra Prometida. Por esta razón, se puede encontrar aquí una gran escultura de hierro que representa su báculo.

En este lugar se levanta también una escultura que conmemora la visita del Papa Juan Pablo II, con ocasión del bimilenario. La visita se termina con el monasterio, la basílica y los preciosos mosaicos.

En el monte Nebo

Khirbet-al-Mukhayyat

Algo más lejos, a aproximadamente 3 km, se encuentra la que probablemente sea la ciudad más antigua de Nebo.

Khirbet-al-Mukhayyat fue uno de los últimos altos que hicieron los hebreos en su ruta hacia la Tierra Prometida. A día de hoy, lo que verás aquí serán más que nada los restos de la antigua ciudad bizantina. Desde este lugar, deberás seguir el camino que sube en dirección a la iglesia de los santos Lot y Procopio. En su interior se encuentra un mosaico precioso.

Betania

En Jordania se conoce a Betania con el nombre más corriente de El-Maghtas. Este es el lugar del Bautismo de Cristo. Se trata sin ninguna duda de la etapa más interesante de este itinerario a través de los lugares bíblicos.

Al otro lado del Jordán, en la orilla opuesta, a una distancia de apenas dos brazas, se encuentra Palestina. Este lugar se halla en plena zona militar; por ello la única manera de visitarlo es en grupo, en compañía de un guía y en vehículo oficial. No hay ninguna excepción posible a esta regla.

La primera pausa de la visita se hace en la fuente de Juan el Bautista. Fue en este lugar donde el santo bautizó a Cristo. Algo más lejos cierra la ruta el río Jordán. Seguramente te decepcionará un poco su tamaño y el color marrón de sus aguas. No mide más de 5 metros de ancho y, aunque la bandera israelí ondea al viento en la orilla opuesta, lo que verás extenderse ante tus ojos no es otra cosa que Palestina. Para dar por concluido el recorrido, siempre puedes ir a admirar la vista desde la cima de la colina de Elías, aunque esta no siempre se encuentra accesible.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 22 marzo 2016