Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Vancouver, la ciudad del bienestar

¡Vancouver, una de las tres mayores ciudades de Canadá (junto a Montreal y Toronto), es el lugar ideal para comenzar o finalizar un viaje por América del Norte!

La ciudad del norte de América

En tu viaje a Canadá no esperes encontrar el mismo tipo de ciudades que en tu país de origen, ¡sobre todo si procedes de Europa! Debido a la juventud (relativa) del continente norteamericano, las referencias históricas son muy distintas y las ciudades son absolutamente diferentes a las del resto del mundo. En este sentido, Vancouver es el ejemplo perfecto de ciudad canadiense en la que merece la pena vivir.

La belleza arquitectónica de Vancouver hace de ella una ciudad imprescindible durante tu visita. El centro de la ciudad tiene un encanto especial, con sus rascacielos, pero el resto de la ciudad no es gran cosa. No te perderás nada, es igual que el resto de ciudades de Norteamérica. Sin embargo, hay muchas otras cosas interesantes en la ciudad: una gran cantidad de barrios étnicos (chino, indio, filipino...), la seguridad de sus calles y una amplia oferta cultural de primer nivel, como el acuario (uno de los más hermosos del mundo), los diferentes museos o, simplemente sus numerosos centros comerciales, que cuentan con precios (relativamente) asequibles.

Puede ser difícil enamorarse de Vancouver por la ciudad en sí misma. El turista que esté en este lugar de paso disfrutará de su atmósfera, de la gran calidad de vida y de la oferta de actividades, pero también se cansará enseguida del ambiente “políticamente correcto” que invade toda la ciudad.

Vancouver de noche

La naturaleza al alcance de la mano

Los fines de semana, a los habitantes de Vancouver les encanta salir fuera y disfrutar de la exuberante naturaleza que rodea la ciudad. Sin embargo, también agradecen la posibilidad de no tener que ir tan lejos para poder respirar aire puro...

En este sentido, el extraordinario Stanley Park es el auténtico pulmón verde de Vancouver. Es muy extenso y en él habitan mapaches y castores. Se trata de un oasis en pleno corazón de la ciudad, donde las familias suelen ir a pasar el fin de semana, los deportistas a entrenar y donde, en definitiva, se puede hacer casi de todo.

Una vez que hayas finalizado tu paseo (o si acabas de empezarlo), nada te impedirá montarte en el ferry para sumergirte en la calma de North Vancouver, una de las ciudades que rodean el centro de la ciudad de Vancouver (como Richmond o Burnaby). No muy lejos de las montañas, el aire es más puro y el ambiente más tranquilo.

Los aficionados al deporte y las actividades al aire libre que viajen a Canadá para hacer deporte mientras conocen el país, no deben dejar escapar la ocasión de ir a esquiar a alguna de las estaciones de esquí de los alrededores, sobre todo sabiendo que se puede acceder a ellas en autobús.

Tras haber vivido un tiempo en Vancouver, guardo un agradable recuerdo de la ciudad. Sin embargo, te recomiendo que alquiles un coche (o cualquier otro medio de transporte privado) para poder disfrutar al máximo de esta ciudad donde el bienestar está garantizado.

Cedric Tinteroff
119 contribuciones
Actualizado el 9 septiembre 2016
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje