Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Alberta: una caja de sopresas

Alberta, una provincia de doble cara, en la que la naturaleza está tan bien protegida como maltratada por la industria minera.

Banff y Jasper

Si haces un viaje por Canadá con el fin de empaparte de naturaleza y para hacer un tour por los "imprescindibles", está bastante claro que vas a pasar por los dos parques de Jasper y Banff. Tanto el uno como el otro son conocidos a nivel mundial y ocultan maravillas que no podrás olvidar.

Banff, creado en 1885, es el parque nacional más antiguo de Canadá. Declarado como patrimonio mundial por la UNESCO, este es conocido por la increíble belleza de sus paisajes montañosos y por sus rutas panorámicas, como las de los Glaciares. Con más de cinco millones de turistas al año que vienen únicamente para alojarse y hacer senderismo (sin contar con aquellos que solo pasan por ahí), este parque es también uno de los más visitados, lo que supone ciertos problemas para la fauna y la flora...

El lago Medicine

Jasper, situado al norte de Banff, es el parque nacional más grande de Canadá, con más de 10 000 kilómetros cuadrados de naturaleza. Este incluye los increíbles glaciares del campo de hielo de Coliumba, así como diferentes fuentes de agua caliente que gozan de una gran reputación. Viajar a Jasper será una ocasión única para cruzarte con animales de todo tipo, como osos, wapitis, mapaches o incluso muflones o caribúes.

Estos dos parques nacionales son la prueba de que en Alberta todo serán sorpresas y sorpresas.

Edmonton y Calgary

Si ya has visitado los cinco parques nacionales con los que cuenta la provincia de Alberta, ¿por qué no ir en busca de otras sorpresas y explorar la faceta urbana de la región? Estas grandes ciudades tienen un gran encanto, por lo que está claro que Edmonton y Calgary sabrán enamorarte cuando pases por ellas en tu viaje por Canadá.

Edmonton es el centro comercial cubierto más grande de todo el país, y cuenta además con una importante comunidad francófona que lleva años y años en la zona. Aunque la ciudad en sí no es especialmente bonita, allí podrás encontrar museos muy interesantes y tiendas ideales para hacer tus compras.

En cambio, muchos hablan de Calgary: esta alojó unos Juegos Olímpicos de invierno (¿te acuerdas de rasta Rocket?), fue la capital autoproclamada del Rodeo (no te pierdas la estampida) y es la ciudad de los conocidos "Redneck". Está claro que esta ciudad merece una visita y hará las delicias tanto de grandes como pequeños por sus muchas atracciones turísticas.

Aunque ten cuidado: en Alberta las temperaturas pueden llegar a descender mucho. Otra sorpresa más.

Cedric Tinteroff
119 contribuciones
Actualizado el 9 septiembre 2016