Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Islas del valle del Nilo: un destino insólito

A lo largo de la ciudad de Asuán, en el valle del Nilo, se suceden las islas: Kitchener, Elefantina, Saluga, Sehel y Agilkia (File). Todas ellas son diferentes y singulares y te conducirán a través de un original viaje el sur de Egipto.

Descubrir los principales emplazamientos arqueológicos

El templo de Isis es el principal atractivo de la isla de Agilkia en el valle del Nilo. Su historia es de las más insólitas: el templo de Isis se inundó después de la construcción de la presa de Asuán a principios del siglo XX. Hubo que desmontar el templo piedra a piedra para reubicarlo desde su emplazamiento original en la isla de File hasta la isla de Agilkia, a 20 kilómetros de allí. Esta expedición «faraónica» se llevó a cabo entre 1972 y 1980.

Considero que el templo de Isis tiene un aura majestuosa. El patio exterior del templo está rodeado por impresionantes columnas y torres ornamentadas con bajorrelieves. En el patio central se erige un mammisi (pequeño templo) en honor al nacimiento de Horus, hijo de Isis y Osiris. Los faraones venían a este templo para consagrar su legitimidad. Las 12 salas del santuario de Isis, profusamente decoradas, representan el corazón del templo.

Al norte de Agilkia se encuentra la isla Elefantina, el emplazamiento del antiguo Abu: Abu era un lugar estratégico en tiempos de los faraones y actuaba como capital en las expediciones militares del Nubia y el negocio del marfil. La isla también era un lugar religioso: centro de culto de Khnum. Actualmente las extensas ruinas de Abu ocupan el extremo sur de la isla: te recomiendo que visites los templos de Khnum y de Heka’ib.

Al sur de Elefantina encontramos la isla de Sehel, que tiene un acantilado decorado con más de 200 inscripciones de las dinastías XVIII y XIX. La inscripción más conocida es la «Estela del Hambre», que describe los siete años de hambrina que padeció Egipto bajo el reinado de Zoser (dinastía III).

Un marco natural insólito

Un poco más abajo de la isla Elefantina se encuentra la isla Kitchener (isla de las flores), un pequeño islote que las autoridades egipcias le concedieron al general lord Kitchener en el siglo XIX. Los aficionados a las plantas exóticas sabrán apreciar los cambios que realizó Kitchener: transformó la isla en un exuberante jardín en el que crecen plantas tropicales de Asia y África; ¡casi 200 especies!

En la isla Elefantina también podrás disfrutar de bucólicos paisajes. Me han encantado los jardines en terrazas, los huertos cultivos y los árboles frutales, como los mangos centenarios del valle del Nilo. Un paraíso verde en tu viaje por Egipto: el lugar perfecto para observar garcetas y garzas de pico amarillo.

No dejes pasar la oportunidad de hacer una parada en los pueblos núbicos de Elefantina: sus callejas sombrías rodeadas de jardines son muy agradables y el museo núbico constituye una visita muy instructiva sobre la historia de la fauna y la flora de antaño.

Paseo en faluca

La visita a las islas del valle del Nilo es una ocasión perfecta para dar un paseo en faluca (pequeño barco de vela).

Falucas en el Nilo

La isla de Sehel es admirable: si vas a la orilla este del embarcadero, podrás vivir un momento mágico. Desde Sehel, dirígete a la isla de Saluga, calificada como reserva natural protegida desde 1989. Un paraíso para las aves en pleno corazón de un paisaje de especies vegetales exóticas, como las acacias, que son únicas en Egipto.

Islas del valle del Nilo en la práctica

Te aconsejo que vayas entre marzo y mayo y que pases allí entre 2 y 3 días.

Latéfa Faïz
232 contribuciones
Actualizado el 9 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje