Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Lago General Carreras

Guía de viajes a Argentina

Informaciones prácticas sobre Lago General Carreras

  • Playa / Estación Balnearia
  • Arroyo / Río
  • Lago
  • Cruevas
  • Lejos de los caminos trillados
5 / 5 - Una opinión
Cómo ir
A dos horas al sur de Coyhaique en coche
Cuándo viajar
De septiembre a abril
Duración mínima
2 a 3 días

Opiniones de viajeros sobre Lago General Carreras

Stéphanie Charbit Gran viajero
93 opiniones en total

Tres veces del tamaño del lago Léman, el lago General Carrera es fronterizo entre Chile y Argentina. La parte chilena es más grande que la argentina y cambia de nombre en Argentina, pasando a ser el lago Buenos Aires.

Aconsejo:
Tómate tiempo para bordear el lago. Puedes cruzarlo en ferry en dos horas si tienes prisa, pero te perderías una serie de bonitos pueblos... Los amantes de la naturaleza y de grandes espacios al aire libre estarán encantados.
Mi opinión

Hice una parada en el lago después de Coyhaique. Mi idea era tomar el ferry en Puerto General Ibáñez para llegar a Chile Chico, el último pueblo antes de la frontera con Argentina. La travesía estuvo bien, aunque con mucho viento.

Aunque, mala suerte, perdí el único ferry del día... No importaba, ya que en vez de cruzar el lago en dos horas, haría el tour en 24 horas ya que de todos modos tenía que cruzar la frontera pasado mañana.

Mi primera parada fue en Puerto Río Tranquilo, para visitar las capillas de mármol en el lago. El tiempo era estupendo y el color del agua con el reflejo del sol era de una hermosa tonalidad verde esmeralda. Seguí mi recorrido en autobús por el lago antes de parar de nuevo, ya que el bus continúa por la Carretera austral, y yo me dirigía al este, hacia la frontera con Argentina. Mis altos en el camino están siempre condicionados por los coches que aceptan llevarme a bordo. Hice una breve parada en Puerto Guadal y finalmente llegué a última hora de la tarde a Chile Chico. ¡Lo había conseguido! Al día siguiente, con el viento soplando todavía muy fuerte, me alegré de haber perdido el ferry, ya que una turista que conocí en el hotel me comentó que había que ser fuerte para hacer la travesía completa... Y entonces, me pareció que el tour del lago con todas mis pequeñas paradas había valido la pena.