Destinos
Otros destinos en América Central
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Costa Rica

Manzanillo, un parque poco conocido por los turistas

Ir a Manzanillo, al extremo sur de la costa del Caribe, es disfrutar de una nueva faceta del país. Un acogedor pequeño pueblo, no es el principal destino turístico, y por lo tanto alberga uno de los parques más escondidos de Costa Rica.

Un parque verdaderamente natural

La casi totalidad de los parques de Costa Rica está enteramente dedicada al turismo. Los precios de las entradas suben de año en año, y es difícil sumergirse de verdad en la naturaleza exuberante debido a los caminos asfaltados y las estructuras de servicios que están por todas partes.

El parque de Manzanillo, uno de los últimos parques nacionales en ser declarado como tal, permite recorrer libremente su interior a los que se atrevan a perderse por sus caminos. De hecho, muy pocos turistas se acercan a explorar este parque, así que es una mina de oro para los amantes de la naturaleza.

Ya sea por los caminos, en lo alto de los árboles o en el fondo del agua, la fauna se observa silenciosamente y con el respeto necesario para acercarse a animales poco acostumbrados al contacto con los observadores. Entre libélulas rosadas y minúsculas ranas rojas, los buenos observadores equipados con prismáticos podrán contemplar algunos monos y muchos pájaros ocultos en el paisaje.

El pueblo de Manzanillo es muy pequeño, a menos que tengas una reserva en los escasos alojamientos del parque, es mejor dormir en Puerto Viejo ubicado a menos de 20 km. Para realizar el trayecto se pueden alquilar bicicletas o tomar el autobús.

Para refrescarse en los arroyos, un bañador y un pareo no estarán demás. Por último, el parque es bastante agreste, y no hay ningún lugar para comer allí, así que hay que prever llevar algo de comida y bebida.

Programa para un día en medio de la naturaleza

Al acceder al parque te meterás directamente en ambiente.

Un poco de humedad impregna los caminos

Al extremo de la carretera de la costa y el tranquilo pueblo de Manzanillo, fluye un pequeño arroyo. Es el momento de soltar las bicicletas, arremangarse los pantalones y dejar en un lugar seguro las cámaras de fotos, porque atravesar el riachuelo de reflejos rojizos es el precio que hay que pagar para acceder al parque y a todas sus riquezas.

Al igual que este primer obstáculo, el camino a recorrer está lleno de otras pruebas más divertidas que insuperables, si bien te dejarán bastante sucio... Sometido al clima de la costa del Caribe el recorrido es a menudo muy embarrado, lo mejor es llevar un calzado que no le importe ensuciarse y evitar las chanclas, que no sobrevivirán a tanto ejercicio.

La primera parte de la caminata por la costa se hace en medio de un bosque bastante despejado, bordeado de pequeñas playas en las que ya hay colocadas algunas toallas. El caminito lleva rápidamente al mirador principal del parque, la única estructura turística: un mirador sobresale de una gran roca y ofrece unas vistas impresionantes de la hermosa costa. Olas violentas se rompen en las rocas ofreciendo un espectáculo hipnótico. A continuación se puede seguir el sendero para internarse en las zonas verdaderamente fangosas que te llevarán a otras calas, más aisladas y en las que podrás quedarte indefinidamente. Las formaciones rocosas que se sumergen en el agua cristalina del parque con unos reflejos inverosímiles, ofrecen al lugar una escena paradisíaca de postal.

Justine et Clément
19 contribuciones
Actualizado el 19 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje