Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Etiopía

Debre Libanos, un paisaje increíble

Me dispongo a abandonar Etiopía tras haber vivido allí durante varios meses, y no he tenido demasiado tiempo libre, aunque hay muchísimos lugares que descubrir. Todavía me faltan algunos lugares cercanos a Addis-Abeba a los que puedo ir a dar una vuelta en un fin de semana. Me recomendaron la ciudad de Debre Libanos, a unas horas en coche.

El monasterio de Debre Libanos

Debre Libanos está ubicado en el norte del país. Su monasterio, edificado en el siglo XIII por Takla Haymanot, es uno de los más importantes del país. Se puede visitar pagando una entrada para extranjeros. Parece que el acceso ha estado prohibido a las mujeres durante muchos años, pero eso ya ha cambiado. Sin embargo señoras, los monjes os prestarán al entrar un pañuelo blanco tradicional para cubrirse la cabeza, los hombros y los brazos.

En el interior, tres bellas vidrieras adornan las ventanas y los muros están cubiertos por mosaicos con representaciones de la historia sagrada. El edificio que está situado a la izquierda de la entrada acoge un pequeño pero interesante museo. A unos pasos de allí se encuentra una cueva que servía de santuario para el fundador, y en la que aparentemente meditó durante 29 años. Los fieles se acercan hasta aquí en peregrinación para beber del agua de una fuente supuestamente milagrosa.

El puente de los portugueses

Debre Libanos está ubicado en el valle de Jimma, que se caracteriza por amplios desfiladeros, en el fondo de los cuales, fluye un río con el mismo nombre, un afluente del Nilo Azul. A unos veinte minutos del monasterio subiendo por la carretera, se encuentra el comienzo de un camino que lleva hasta el puente de los portugueses. Para llegar hay que atravesar el único hotel restaurante de lujo (y que está destinado sobre todo a los turistas) de los alrededores, el Ethio-German Park Hotel. Que yo sepa, solo hay otro restaurante (que tal vez tenga unas cuantas habitaciones) recientemente inaugurado, desde donde se tienen unas vistas absolutamente increíbles de los desfiladeros.

El paseo comienza en las zonas altas, en la ladera de la montaña. Si te fijas bien, podrás ver muchos monos. Denominados Géladas, estos primates se parecen a los babuinos. Solamente viven en las llanuras altas de Eritrea y Etiopía, y se les reconoce con facilidad por la gran mancha roja que llevan en el pecho, en forma de pajarita.

 

Puente de los portugueses o puente portugués

A continuación llegarás a un pequeño quiosco donde te pedirán pagar la entrada. Ahora te encuentras propiamente hablando, frente al puente de los portugueses o el puente portugués, según las traducciones. Es un puente de piedra peatonal edificado en el siglo XVI. La historia cuenta que fue construido por portugueses que habían venido a ayudar a los etíopes cristianos contra la yihad dirigida por Ahmed Gragn el Zurdo. Debes saber que hay otros dos puentes también llamados "el primer puente portugués" y "el segundo puente portugués" en la región Amhara.

La población local todavía utiliza el puente. Permite cruzar el río a los jóvenes que van conduciendo a sus rebaños, o a las mujeres llevando pesadas cargas. El río, tras colarse entre los pilares del puente, cae montaña abajo formando una gran casacada, al menos durante la temporada de lluvias. La imagen del puente es sencillamente fantástica. El lugar también es frecuentado por etíopes adinerados, que se acercan por aquí para hacer picnics en la hierba.

El trayecto hasta Debre Libanos solamente dura unas horas desde la capital, lo que es muy práctico si no queremos quedarnos todo el fin de semana, y pasar el día nada más. Lamentablemente no podrás llegar hasta aqui en transporte público. Tendrás que buscar o aquilar un coche.

Loleh Rustenholz
28 contribuciones
Actualizado el 22 abril 2016
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje