Safari en Senegal

No hagas un safari en Senegal como lo harías en Kenia. Sumérgete en la vida local y adéntrate en la naturaleza a través de los parques. Explora manglares, pueblos, bosques y sabanas, disfrutando cada momento antes de relajarte frente el mar.

¿En qué partes de Senegal hacer un safari?

En Senegal, muchas reservas naturales se encuentran cerca de la costa, lo que te permite combinar la exploración de la vida local, la relajación en la playa y el avistamiento de animales del África occidental.

En la reserva de Bandia, cerca de Dakar, podrás ver jirafas, cebras, rinocerontes, avestruces, cocodrilos, monos y 120 especies de aves, así como tortugas gigantes. También en la costa encontrarás la reserva de Fathala, donde los leones, búfalos, antílopes, cocodrilos, rinocerontes blancos, hienas y monos se mueven en semilibertad en 2000 hectáreas de bosque. El parque nacional de Djoudj, la tercera reserva ornitológica más grande del mundo, se puede visitar en piragua o a pie.

Si buscas paisajes semiáridos, dirígete a la reserva de fauna de Ferlo Nord. En la frontera con Guinea se encuentra el complejo ecológico de Niokolo-Badiar, junto al río Gambia, donde viven muchas especies de mamíferos como babuinos, leopardos, leones, chimpancés, hipopótamos y búfalos.

¿Cuándo es el mejor momento para hacer un safari en Senegal?

ene
feb
marzo
abril
mayo
junio
julio
ago
sept
oct
nov
dici

Senegal tiene un clima intertropical, con dos estaciones bien marcadas: una estación seca, que va de noviembre a abril, y una temporada de lluvias, de julio a octubre. Entre ambas estaciones hay una temporada intermedia en mayo y junio.

El mejor momento para hacer un safari en Senegal es durante la estación seca, especialmente en abril y mayo. Durante este período, los animales son más fáciles de localizar debido a la escasez de puntos de agua.

Durante la temporada de lluvias, en julio y agosto, algunas carreteras pueden volverse intransitables. Sin embargo, puedes aprovechar los meses posteriores para contemplar la exuberante naturaleza y, ¿por qué no?, hacer un safari en piragua.

Ver cuándo viajar

- Por la cercanía de los diferentes parques. Senegal cuenta con varias reservas, cada una con sus especificidades. La buena noticia es que están relativamente cerca unas de otras, y podrás componer tu viaje como quieras.
- Para sumergirte en los manglares. En barco o en piragua, déjate sorprender por los animales que viven en medio de estos árboles medio sumergidos.
- Para observar aves. Senegal es un paraíso para los amantes de los pájaros, con la reserva de Djoudj, la tercera reserva de aves más grande del mundo.
- Por la diversidad de paisajes. El mar al oeste, zonas semidesérticas al este, por no mencionar los bosques y manglares: es imposible no caer rendido ante tanta variedad.
- Para terminar el safari en la costa. Surf, canoa, baños, ¿qué mejor manera de relajarse después de un safari?

Un tour a Senegal es el plan perfecto para unas vacaciones con niños pequeños, en las que podrán desde ver animales asombrosos, ciudades como la de Dakar o inclus el desierto de Lompoul, entre otras muchas cosas. De hecho, las diferentes reservas están bastante cerca unas de otras, y cerca también de otras actividades, lo que permite un programa variado (costa, pueblos para conocer a los senegaleses y un largo etcétera).
Nuestro consejo, como para cualquier safari, es viajar acompañado de un guía local. Este se asegurará de que tu experiencia con los animales sea segura. Además, podrá responder a todas las preguntas de tus hijos.
Por último, no olvides que descubrir animales puede requerir paciencia, prepara a tus hijos para el hecho de que no están en un zoológico, y elige visitas a reservas que ofrezcan actividades variadas. Por ejemplo, la visita al delta de Saloum en barco es una experiencia en sí misma.

Dependerá de los animales y paisajes que quieras fotografiar. En la reserva de Bandia podrás encontrar jirafas, cebras, rinocerontes, antílopes, avestruces, cocodrilos, monos patas, etc. Así como más de 120 especies de aves y tortugas gigantes con unos enormes baobabs como telón de fondo.
Si buscas leones, ve a Fathala, que cuenta con 2000 hectáreas de bosque protegido. Otra opción para los felinos es el complejo ecológico de Niokolo-Badiar, donde también viven leopardos, hipopótamos, chimpancés, entre muchos otros.
Para los amantes de la ornitología, el Parque Nacional de las Aves de Djoudj es la tercera reserva ornitológica más grande del mundo. Además podrás atravesar parte de la reserva a pie y hacer fotos a tu propio ritmo.
Si quieres conocer paisajes semiáridos, visita la reserva de fauna de Ferlo Nord. Y si disfrutas de los manglares, el delta del Saloum promete unas sorpresas maravillosas.

En la Reserva de Bandia, una de las más famosas de Senegal, es posible ver un amplio rango de animales salvajes en su hábitat natural. Aquí, además de los grandes carnívoros, descubrirás la mayoría de los mamíferos africanos como:
- Rinocerontes blancos
- Cebras
- Jirafas
- Búfalos
- Elands de Derby
- Oryxes
- Antílopes ruanos
- Nyalas
- Kob defassa
- Kob de Buffon
- Kudus
- Impalas
- Gacelas-dama
- Gacelas de color rojo
- Gacelas de frente bermejo
Además, también habitan leones, elefantes, monos, varanos, avestruces, jabalíes fagoceros, ónix, cocodrilos y más de 120 especies de aves.

Para ver leones, debes ir a la reserva de Fathala o al complejo ecológico de Niokolo-Badiar. Este último, uno de los más grandes de Senegal, se formó fusionando las reservas vecinas del Parque Nacional de Niokolo-Koba (Senegal) y del Parque Nacional de Badiar (Guinea).
Además de leones, encontrarás elefantes, búfalos, panteras, monos, antílopes, hipopótamos, cocodrilos y jabalíes, así como cerca de 400 especies de aves. Aunque tendrás que armarte de paciencia y estar acompañado de un guía local, ya que algunos de estos animales son un poco tímidos. En la reserva de Fathala también podrás encontrarte con jirafas. Para ver estos majestuosos mamíferos de largo cuello, la reserva privada de Bandia también es una buena opción.

Durante tu safari en Senegal, no te puedes perder la oportunidad de observar la rica fauna del país. Podrás encontrar una variedad de mamíferos como los elefantes, leones, búfalos, panteras, monos, antílopes, hipopótamos y cocodrilos. Además, Senegal es hogar de unas 170 especies de mamíferos y 540 especies de aves, convirtiéndolo en un paraíso para los entusiastas de la ornitología.
En cuanto a la flora, el paisaje varía desde sabanas en el norte hasta vegetación subtropical en el sur. Los tipos de plantas que puedes encontrar incluyen acacias, baobabs, mimosas salvajes y muchas más. La cubierta herbácea es especialmente exuberante durante la temporada de lluvias, proporcionando un paisaje vibrante para disfrutar.
Además, en la reserva de Bandia, te encontrarás con enormes baobabs y una exuberante vegetación donde conviven diferentes especies animales. Al sur de Dakar, la reserva natural de Bandia es un hábitat lleno de acacias, baobabs y mimosas salvajes, donde conviven un buen número de animales y especies autóctonas de África.

Visitar el Parque Nacional de Niokolo-Koba es altamente recomendable para los amantes de la naturaleza y la vida salvaje. Este parque es uno de los más importantes de Senegal y se destaca por su gran diversidad biológica. Alberga una variedad impresionante de fauna, incluyendo leones, leopardos, babuinos, hipopótamos y antílopes. Además, es hogar de más de 300 especies de aves. El parque se extiende a lo largo de 900,000 hectáreas, lo que lo convierte en el espacio protegido de mayor superficie del África Occidental.
La mejor época para visitar Niokolo-Koba es durante la temporada seca, que va de diciembre a abril. Durante estos meses, las condiciones climáticas son más propicias para ver la fauna. Además, el parque ofrece actividades variadas como excursiones en pick up y barca, y la posibilidad de pasar la noche en un campamento de Simenti, en el interior de la reserva. No obstante, es importante tener en cuenta que los precios en el interior del parque pueden ser excesivos, por lo que se recomienda considerar opciones de alojamiento en las cercanías.

El costo de un safari en Senegal con Evaneos puede variar significativamente dependiendo de varios factores. Según la información disponible, el precio medio para un safari en Senegal ronda los 1850 euros para un viaje de 9 días que incluye varias actividades y destinos. Es importante considerar que este precio es aproximado y puede variar dependiendo de factores como la duración del safari, las actividades incluidas, el alojamiento y los servicios adicionales.
Los factores que pueden influir en el precio de un safari con el equipo de Evaneos en Senegal pueden ser:
- Duración del safari: Los safaris pueden durar desde un solo día hasta varias semanas. Cuanto más largo sea el safari, más costará.
- Actividades incluidas: Algunos safaris pueden incluir actividades adicionales como visitas a pueblos locales, excursiones a pie o en barco, etc. Estas actividades pueden aumentar el costo del safari.
- Alojamiento: El tipo de alojamiento que elijas puede influir en el costo del safari. Hay opciones para todos los presupuestos, desde alojamientos sencillos hasta lujosos lodges.
- Servicios adicionales: Algunos safaris pueden incluir servicios adicionales como guías privados, comidas, transporte, etc. Estos servicios pueden aumentar el costo del safari.
Por lo tanto, te recomendamos que te pongas en contacto con tu agente local con años de experiencia y conocimiento de la zona a través de Evaneos para obtener una cotización más precisa y detallada de tu safari en Senegal.

- Tu tarjeta de vacunación internacional (pueden pedírtela en aduana)
- Tu permiso de conducción
- Una linterna para iluminarte durante los frecuentes cortes de luz
- Una cámara de fotos o de vídeo para capturar tus recuerdos de viaje
- Una tarjeta de crédito para retirar efectivo
- Una fotocopia de tu pasaporte te será útil en caso de pérdida del original
- Un tratamiento para eventuales problemas digestivos
- Un tratamiento para la malaria, presente en Senegal
- Un protector solar biodegradable para tomar el sol de manera segura
- Un repelente de mosquitos
- Un kit de primeros auxilios
- Zapatos cerrados para tus paseos y caminatas
- Bañador para nadar en el océano o en una piscina
- Ropa larga para protegerte de los mosquitos
- Ropa ligera para sobrellevar el agobiante calor

Nuestros consejos para viajar a Senegal

Otras temáticas que te podrían gustar
Otros destinos que te podrían gustar

Las opiniones de los viajeros tras su viaje a Senegal

4.782 opiniones
Amaia ***
5
Ha sido un viaje que ha superado con creces nuestras expectativas. El guía Abou ha sido todo un descubrimiento, un chico simpático,cariñoso,educado y preocupado en todo momento de nuestro bienestar y por facilitar el viaje haciendo que disfrutasemos de cada experiencia. Adama el chófer también fué espectacular , aportando su experiencia y su buen carácter y haciendo que el viaje fuese más entretenido si cabe. Muchas gracias a los dos. Va a ser difícil olvidaros
Leer más
Oumar
Viaje organizado con la agencia de Oumar
Ver la agencia
Ane
4
A traves del guia hemos conocido mejor la historia y la cultura de Senegal. Hemos podido conocer de primera mano las costumbres senegalesas. Hemos podido adecuar el viaje a nuestros interese y prioridades. Han tenido flexibidad a los cambios. La agencia totalmente recomendable.
Leer más
Oumar
Viaje organizado con la agencia de Oumar
Ver la agencia
Ver todas las opiniones