Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La cuestión religiosa en Tayikistán

Tayikistán es un país laico que reivindica una libertad religiosa, de creencia y de culto. Sin embargo, la cuestión religiosa es más compleja de lo que parece, frente a las nuevas leyes de censura y de protección en respuesta a un creciente temor al islamismo extremista.

Un país musulmán

Desde un punto de vista histórico, Tayikistán es un país de confesión musulmana. Los árabes conquistaron el territorio en el siglo VII, desde entonces el islam ha formado siempre parte de la cultura tayika. Por otra parte, durante una estancia en Tayikistán, la visita de las mezquitas y palacios es imprescindible. El 95 % de la población es de obediencia musulmana suní y el 5% ismaelita, sobra decir que la cuestión religiosa está dominada por una aplastante mayoría del islam. El resto comprende algunas minorías cristianas.

A pesar de la larga dominación rusa que intentó reducir a la nada a la religión musulmana, la población resistió y sufrió numerosas persecuciones. Mezquitas destruidas, expoliación de bienes, cierre de escuelas coránicas y de lugares santos, propaganda masiva no pusieron fin al fervor religioso de los tayikos.

Mezquita en Tayikistán

La situación actual

Para disfrutar mejor de una estancia en Tayikistán, se aconseja vivamente informarse de antemano sobre la situación religiosa en el centro de los desafíos del gobierno. La cuestión religiosa aparece como un tanto problemática, a causa de la proximidad con Afganistán y el aumento de extremistas. Desde 2011 hay leyes que intentan controlar el registro de las comunidades, vigilar los mítines y que exigen incluso un control de los padres. Los menores tienen prohibido participar en cualquier manifestación religiosa y solo pueden recibir enseñanza en los establecimientos homologados por el Estado. El miedo a un islamismo integrista, especialmente en la frontera afgana, es muy real y se toma muy en serio.

En paralelo, las leyes de control perjudican fuertemente a la débil comunidad cristiana que vive tiempos muy difíciles. Persecución, aislamiento, violencia, vigilancia, denuncias, amenazas... caracterizan la vida cotidiana de esta minoría.

Caroline Guibert
26 contribuciones
Actualizado el 8 diciembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje