Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

El folclore tradicional de Eslovaquia

Eslovaquia ha tenido siempre una gran tradición de fiestas folclóricas, y ha sabido conservar sus costumbres. El cristianismo no las ha erradicado, y estas fiestas cristianas se integran a las que ya existían antes.
Sin embargo, hoy día ambos aspectos se complementan, y la religión sigue siendo un elemento muy importante en el país, mientras que los festivales folclóricos continúan marcando la identidad nacional.

Folclore con color eslavo

Eslovaquia está orgullosa de su patrimonio folclórico, que está muy arraigado en la vida cotidiana. Cada región posee sus propias tradiciones, que varían según las ciudades y pueblos de dichas regiones (más habitual en los pueblos). Tienen lugar numerosos festivales, en los que se muestran trajes regionales típicos, canciones y danzas, tradiciones, dialectos... Estas fiestas cuentan cada una con sus propias características, y cada evento tiene su propio ambiente particular.

Se llevan a cabo tres festivales importantes que muestran las diferentes tradiciones de cada región: el de Východná, el de Myjava y el de Detva. Cuentan con el apoyo del CIOFF (la organización folclórica más grande del mundo), demostrando así su importancia. Los alrededores de cada ciudad vibran al ritmo de ese ambiente festivo, lo que explica que el de Východná por ejemplo (su primera edición fe allá en 1953), acoja a 1.500 artistas y reciba casi 70.000 visitantes. Algo que ver en tu recorrido por Eslovaquia.

Junto a estas grandes ocasiones tan animadas, existen otras tradiciones más cotidianas, como la del tranporte de la Morena: esta fiesta, que marca el fin del Carnaval y el final del invierno, consiste en transportar la Morena, un maniquí de paja que simboliza el mal espíritu del invierno, a las afueras del pueblo, para después quemarlo y lanzarlo por el río más cercano. El letecko, el palo de la Morena, se alza entonces para celebrar el renacimiento de la naturaleza.

Huevos de Pascua decorados

Fiestas religiosas en Eslovaquia

La mayoría de la población es católica, aunque también existen importantes comunidades protestantes. La mayor parte de los sobrevivientes del Holocausto se instalaron en Israel después de 1945, así que a lo largo del año se encuentran principalmente celebraciones cristianas.

La más importante de ellas es la Pascua, que mezcla las tradiciones paganas de hoy día con las costumbres cristianas. Las costumbres de la Pascua se respetan mucho, como por ejemplo la de no trabajar en el jardín el viernes santo (no se puede hacer nada con el barro o la tierra), o el respeto de la Cuaresma.El lunes de Pascua se lleva a cabo el "lunes de los látigos" (detrás de este nombre bárbaro se esconde una práctica más amable) que está dedicado a mojar a los demás: hombres y niños van de casa en casa mojando a las mujeres y niñas con agua y ellas les "azotan" suavemente con una varita. A cambio, ellas ofrecen sus huevos pintados y una cinta de colores para atar en el látigo, o dulces de chocolate para los niños.
Esta tradición no tiene nada violento: los látigos de ramas de sauce trenzado y el agua fresca aportan fuerza y vitalidad a quienes les toca. Una bonita forma de festejar la primavera.

La Navidad está precedida por San Nicolás, cuando los impacientes niños descubren los dulces y regalos en sus zapatos. Y la Navidad por supuesto es una fiesta principal, con numerosas costumbres, incluso más que en España - como la tradición de colocar una escama de pescado bajo el plato, para dar suerte, o el juego del plomo fundido: se hace fundir un poco de plomo con una vela, que después se vierte en un recipiente de agua fría: la forma que aparece permite realizar profecías más o menos descabelladas ("¡ah, esa se parece a un tigre! Bueno, eso quiere decir que este año irás a la selva amazónica. Por supuesto.")

Por último, para alejarse un poco de las fiestas, una particularidad de Eslovaquia son sus iglesias de madera (en su mayoría ortodoxas). Están emplazadas exclusiamente en el noreste, cerca de las montañas de los Cárpatos, y muy ornamentadas con maderas. Estas originales construcciones presentan una arquitectura única, y tan sólo quedan unas cincuenta, que se cuentan entre las joyas del país.

Marlène Viardot
28 contribuciones
Actualizado el 29 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje