Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

En el corazón de la lava

No es necesario ser un geólogo para apreciar una visita al corazón de la lava. Mis conocimientos en el campo me han permitido confirmar que no hay errores científicos, pero los principiantes también lo disfrutarán.


Madeira es una isla volcánica de punto caliente cuya formación se asocia con la del océano Atlántico. Como la actividad del volcán se considera nula, se tiene la tendencia a olvidarlo. Sin embargo, los rastros de la actividad volcánica están por todas partes, durante tu recorrido por Madeira, no dejarás de observar la diversidad de colores que muestran las rocas por las que pases. Pero en mi opinión, las más impresionantes que debes visitar son las de San Vicente.

La visita de la cueva


Hace 890.000 años, una erupción en Paul da Serra provocó una colada de lava. Si bien la superficie se ha enfriado rápidamente y ha cristalizado, las coladas de lava más profundas han tardado más tiempo en cristalizar. Continuando de esta manera su flujo, y dejando escapar el gas. Así es como se han formado los túneles de lava, dando forma a la cueva que visitamos. Se pueden visitar tres galerías, con una distancia total de más de 700 metros. Uno se siente un poco como en la novela de Julio Verne, en el corazón de la lava, en Viaje al Centro de la Tierra. Se pueden ver coladas desde el interior, acumulaciones, estalactitas...flujos de agua, el suelo es en ocasiones resbaladizo, así que es bueno llevar un buen calzado. La luz llega bastante bien como para hacer visible el lugar, me gustó mucho el paseo. Es verdad, no es el sitio geológico más extraordinario del mundo, pero es una visita interesante y que no dura demasiado tiempo (20 - 30 minutos).

El museo asociado

Junto a las cuevas encontramos un museo: el Centro de Vulcanismo. Ten cuidado y no pierdas la entrada, hay que bajar por las escaleras negras para llegar. El precio de la entrada a las cuevas incluye las cuevas y el Centro de Vulcanismo. Sería una lástima no hacer esta visita, ya que te permite entender rápidamente la historia de la isla, tocando muestras de rocas... Se explica el contexto geológico, y se muestran vídeos, así como una simulación de la formación del archipiélago de Madeira.
Es mejor evitar los días de lluvia en los cuales debe haber muchos visitantes para aprovecharse del lugar. A continuación podrás continuar y lanzarte a la conquista de la isla en una excursión por ejemplo, y encontrar las diferentes rocas que se han mostrado en el museo. Un juego de niños.


Acantilados de San Vicente

Anne Vergnaud
36 contribuciones
Actualizado el 4 noviembre 2015