Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

En el corazón de la cultura sueca

Ya sea en literatura, música o cine, las obras suecas suelen destacar internacionalmente. Estos son algunos ejemplos que demuestran la envergadura de la cultura sueca actualmente y en el pasado.

Una industria musical en forma

A nivel musical, Suecia es un país muy conocido y actualmente muchos grupos suecos cantan en inglés. Esta tendencia es tan fuerte que hoy en día Suecia es el país que más exporta a nivel mundial, después de los países anglófonos.

Si hubiera que poner algún ejemplo, empezaríamos, claro está, por el imprescindible grupo ABBA, ganador de Eurovision en 1994. A lo largo de las décadas, Eagle Eye Cherry, The Cardigans, Europe, The Tallest Man on Earth, The Knife, The Hives y Lykke Li también consiguieron suscitar la curiosidad internacional, y algunos de ellos siguen (muy) activos en la actualidad.

A nivel nacional, Cornelis Vreeswijk y Anita Lindblom podrían ser representativos de la música más clásica del siglo XX, mientras que Veronica Maggio y Kent serían dos exponentes de las tendencias actuales. Por último, varios cantantes de la comunidad sami también han conseguido darse bastante a conocer. Pensamos sobre todo en Sofia Jannok, Jon Henrik Fjällgren y Maxida Märak.

Una fuerte tradición cinematográfica

En cuanto al cine, Suecia también ha destacado de distintas formas. Así, en la época del cine mudo, Europa descubrió el talento de Victor Sjöström y Mauritz Stiller, dúo fundador de la escuela sueca de cine y realizadores en la edad de oro del cine sueco.

Más adelante, le tocaría al turno a Ingrid Bergman, que se convirtió en una famosa estrella reconocida por todos, actuando, por ejemplo, en tres películas de Alfred Hitchcock. Muchos cinéfilos la consideran la mayor actriz sueca de todos los tiempos.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Ingmar Bergman, por su parte, multiplicó su número de obras maestras y se fue haciendo cada vez más influyente a nivel internacional. Hoy en día se le considera uno de los más increíbles directores del siglo XX.

Una literatura rica y variada

Desde el punto de vista literario, la cultura sueca tampoco se queda atrás. August Strindberg suele considerarse como uno de los padres del teatro moderno, e inspiró a Suecia y a Europa en muchos sentidos. Sin duda, es el dramaturgo sueco más conocido.

Después, Vilhelm Moberg es el máximo exponente de la literatura proletaria del siglo XX. Su saga Los emigrantes es una maravilla. Más o menos en la misma época, Astrid Lindgren le da un nuevo aire a la literatura infantil. Sobre todo con Pippi Calzaslargas y Miguel el travieso, fue capaz de influir en Suecia defendiendo los derechos de los niños y los animales.

En un estilo distinto y más cercano a nosotros, Henning Mankell y Stieg Larsson son muy representativos del género policiaco escandinavo, desarrollando intrigas cada cual más innovadora. Finalmente, el último escritor sueco que recibió el Premio Nobel de Literatura (2011) no fue otro que el poeta Tomas Tranströmer.

Las calles de Estocolmo, una innegable fuente de inspiración

Noel
42 contribuciones
Actualizado el 25 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje