Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Los momentos importantes de la historia de Suecia

14.000 años antes de Cristo, Suecia estaba cubierta por un inmenso casquete glaciar que en ocasiones se elevaba a más de 3.000 metros de altura. ¿Cómo ha evolucionado después ese país hasta convertirse en lo que es hoy en día? Si hay algo seguro es que tiene una rica historia y una cultura apasionante que podrás descubrir durante tu viaje a Suecia.

Antes de Suecia

Tras su deshielo progresivo, Suecia se fue poblando de tribus nómadas que vivían de la caza, de la pesca y de la recolección. La mayoría procedían de Dinamarca y fueron subiendo gradualmente hacia el norte con el paso del tiempo. Aunque los renos ya eran animales muy importantes en aquella época (del 12.000 al 6.000 a.C.), también aparecieron las primeras herramientas.

Durante la Edad de Piedra (del 6.000 al 1.800 a.C.), los pueblos que habitaban en Suecia siguieron desarrollando nuevas técnicas. También fueron cultivando poco a poco algunas tierras. Durante la Edad de Bronce (del 1.800 al 500 a.C.), los intercambios con las tribus del resto de Europa fueron cada vez más numerosos. Por ejemplo, en Suecia se han encontrado piezas romanas, y la sociedad se estructuraba por clanes. En el época de la Edad de Hierro, también llamada era de Vendel o de las migraciones, la agricultura se desarrolló aún más.

De los vikingos a Kalmar

Después, el periodo vikingo (800-1.050) fue muy importante para los nórdicos. Las expediciones se multiplicaron y los vikingos originarios de Suecia, también denominados varegos, se dirigieron hacia el este. Su idea era enriquecerse a través del comercio. Los varegos se desplazan hacia la actual Rusia, donde tienen encuentros con numerosas poblaciones eslavas. La expansión continúa después hacia el sur, y se desarrollan estrechas relaciones comerciales entre los vikingos, Constantinopla y Bagdad. Sin embargo, aunque los varegos tuvieron influencia allí, solo se integraron al cabo de algunas generaciones.

En el siglo IX, la cristianización de Suecia va tomando forma poco a poco. El reino se unifica más a finales del siglo X y Suecia se anexiona Finlandia en el siglo XIII. En el siglo XIV, la influencia de la Hansa y de Lübeck se hace más fuerte, se crean numerosas ciudades y la agricultura se transforma aún más. Sin embargo, la peste negra causa estragos. La Unión de Kalmar nace en 1397: los reinos de Dinamarca, Noruega y Suecia estuvieron bajo el mando de la Reina Margarita, pero las luchas internas se multiplicaron y algunas revueltas burguesas o campesinas hicieron mucha mella. El «baño de sangre de Estocolmo» de 1520 puso fin a la Unión en 1521.

Las ruinas de Borgholm, no muy lejos de Kalmar

De los Vasa hasta nuestros días

Después, la dinastía Vasa subió al poder y sentó las bases del estado sueco. La reforma protestante estaba en marcha y se instauró una monarquía hereditaria. En esa época, y hasta 1658, el Reino de Suecia se hizo cada vez más influyente. Se extendió más allá del mar Báltico, venció al Reino de Dinamarca en varias ocasiones y formó parte de la guerra de los Treinta Años, recuperando muchos territorios. Era el apogeo del Reino de Suecia.

El declive estuvo marcado por una derrota en la Gran Guerra del Norte (1700-1721) y la pérdida de Finlandia en las guerras napoleónicas. Más adelante, Suecia se unió igualmente a Noruega de 1814 a 1905. La casa de Bernadotte, de origen francés, llega al poder y el país se industrializa rápidamente. Entre las dos guerras mundiales, Suecia se declara oficialmente neutral, pero hay quien critica su papel ambiguo frente a la Alemania nazi. Por último, Suecia desempeña actualmente un importante papel en el mantenimiento de la paz a nivel internacional.

Noel
42 contribuciones
Actualizado el 22 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje