Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Recorrer el entorno natural de Hpa-An en moto

Es posible alquilar motocicletas en todo el sudeste asiático. Aunque eso conlleve cierto riesgo, es difícil resistir la tentación de un precio realmente bajo (en comparación con los precios de los guías), de poder disponer de plena libertad y de ese toquecito de aventura que a todos nos gusta. ¡He montado en moto en muchas partes de Asia y la zona de Hpa-An es especialmente fácil de recorrer!

No hay nada que resulte más gratificante que no sentirse atado al tiempo ni a una trayectoria fija. Después de todo, ¡para eso viajamos! Merece la pena explorar a conciencia el entorno natural de Hpa-An sin recurrir a una visita organizada ni recorrer las rutas típicas que te dibujarán en el mapa que te den en el hotel. Los que tengan un vehículo sin motor (¡si alquilas bicicletas, que sean de montaña!) disfrutarán de una aventura aún más auténtica y podrán saborear la naturaleza en estado puro. No obstante, las distancias son largas y el tiempo, al igual que tu visado, es limitado. Por eso la moto es una buena alternativa. Además, resulta fácil alquilarlas (hay sitios de alquiler por todas partes).

Consejos prácticos:

Si nunca has conducido una moto, no te preocupes. ¡Esta es la ocasión perfecta para aprender! Te alquilarán motos tipo scooter semiautomáticas (4 velocidades en el pedal y sin embrague) de 100 o 125 cc. Son muy fáciles de manejar y, además, podrás pedirle a quien te la alquile que te dé un curso rápido. Una cosa que me sorprendió fue comprobar que las carretas en Birmania están en muy buen estado. No hay mucho tráfico en Hpa-An, que es más un pueblo que una ciudad. Te aconsejo que dediques unos minutos a elegir un casco: intenta encontrar un casco integral con visera (no es tarea fácil). Si no, elige al menos un casco con una buena correa (Una vez, mi casco salió volando por las carreteras de Tailandia, poniéndome a mí en peligro y al resto de conductores que iban detrás). ¡Y no te olvides de llevar unas gafas de sol si el casco no tiene visera! El lado práctico de todo esto es que puedes encontrar gasolina por todas partes: en las tiendas de comestibles. Además, no suelen averiarse. Lleva contigo un mapa por si te pierdes y tienes que pedir ayuda (poco probable teniendo en cuenta que solo hay 3 carreteras...). No olvides llevar la tarjeta de tu hotel y de la persona que te alquile la moto para ponerte en contacto con ellos si fuera necesario. ¡En Birmania también se aplica el dicho "más vale prevenir que curar"! 

Mi itinerario: 

Durante tu viaje por Birmania, posiblemente pases por Hpa-An y tengas oportunidad de descubrir sus magníficos paisajes salpicados de esculturas en honor a Buda.  

- Puedes empezar visitando el famoso monasterio de Kyauk Ka Lat y admirando las pagodas que mantienen el equilibrio encima de una roca que desafía las leyes de la gravedad.

- A continuación, visita la gruta Saddar, donde se esconden muchos tesoros (estatuas de Buda, pinturas y grabados rupestres) que vigilan numerosos monos que trepan por las aspereza rocosa de la fachada. Merece la pena visitarla.

- No dejes pasar la ocasión de ir al campo de Lonbani, salpicado de estatuas de Buda que parecen salir del sol y que están colocados en línea recta, creando una especie de inmenso tablero de juego espiritual.

- También puedes visitar Kaw Ka Thong y las estatuas de los monjes que se alinean unas detrás de otras.

- El lugar perfecto para acabar el día es la "bat-cueva (cueva de los murciélagos)" desde donde salen todos los días al atardecer millones y millones de murciélagos.

- Si quieres seguir y no te importa subir escaleras (¡calcula algo más de una hora de subida!), puedes subir la montaña de Zwe Ga Bin, desde la que podrás observar unas impresionantes vistas panorámicas de Hpa-An.

Vistas de Hpa-An desde la cumbre de Zwe Ga Bin.

Hpa-An es un sitio maravilloso. Si vas en moto, tienes la suerte añadida de que nada te separa del paisaje, por lo que podrás parar cuando quieras y desviarte cuando te dé la gana. Eso te facilita las cosas a la hora de interactuar con la gente de la zona (que son muy amables) y encontrar tu propio camino.

Silvia Garcia & François Vioud
39 contribuciones
Actualizado el 23 septiembre 2015