Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Cómo usar el transporte público en China

China es un país lejano e inmenso. Dos motivos que obligan a los viajeros a visitarlo durante periodos relativamente extensos y viajar a distintos lugares del interior del país. Pero cuando se llega a un lugar desconocido (¡en este caso, además se trata de un país cuyo idioma y alfabeto son realmente diferentes a los nuestros!), no siempre es fácil conocer y saber utilizar los medios de transporte locales.

Algunos viajeros desean “ver mundo” y prefieren tomarse su tiempo para viajar de un lugar a otro, mientras que otros dan prioridad a la velocidad en los desplazamientos para pasar más tiempo en cada sitio que visitan o para visitar una mayor cantidad de lugares. Algunos viajan en busca de las grandes ciudades chinas, mientras que otros parten con deseos de descubrir los lugares más recónditos y desconocidos. A continuación, vamos a hacer un breve resumen acerca del transporte en China.

En ciudad: los medios de transporte urbano

Solo hay un modo de conducir en China: teniendo un permiso de conducir chino, únicamente así podrás alquilar un coche. Sin embargo, el coche privado no es la mejor opción para desplazarse: ¡la manera de conducir de los chinos es tan caótica que hasta los conductores más experimentados tendrán problemas para adaptarse! Aun así, también es posible alquilar un vehículo privado con chófer incluido, de este modo evitarás más de un susto.

El autobús es sin duda alguna el transporte motorizado más económico, ¡pero no el más cómodo! Las redes de autobuses están muy desarrolladas y cuentan con numerosas líneas pero el tráfico es muy intenso y los autobuses están a menudo repletos de gente.

En cuanto a los taxis, son muy numerosos y baratos (considera apuntar las direcciones en chino para mostrárselas a los conductores, son pocos los que hablan inglés).

Poco a poco las ciudades van incorporando nuevas redes de metro, muy prácticas para recorrer rápidamente largas distancias evitando los atascos. Pero a diferencia del metro al que estamos habituados en occidente, hay muy pocas paradas y están muy distanciadas las unas de las otras.

¡China sin sus bicicletas sería menos China! Aunque en las grandes ciudades esté relegada a un segundo plano (el desarrollo de los vehículo a motor ha hecho que se impongan...), la bicicleta es el medio de transporte preferido por los ciudadanos locales y una opción tan agradable como económica para los visitantes. En todas las ciudades y lugares de interés turístico, o al menos en la mayoría de ellos, se ofertan bicicletas en alquiler (en tiendas especializadas o directamente en los hoteles) y a menudo disponen de carriles bici en buen estado.

Además, está el rickshaw, el bici-taxi, un vehículo legendario que permite realizar paseos urbanos tan peculiares como agradables.

Por último, la alternativa más económica: descubrir la ciudad a pie. Pero si eliges esta opción, permíteme un consejo: trata de llevar contigo siempre un plano con los nombres de las calles en chino.

De una ciudad a otra: ¿qué transporte escoger?

Para aquellos que no dispongan de mucho tiempo o deseen recorrer largas distancias, el avión es el medio de transporte que mejor se adapta a sus necesidades. China cuenta con numerosas compañías nacionales y regionales que ofertan un gran número de trayectos por el interior del país. Tanto la calidad como la seguridad de los vuelos domésticos han mejorado considerablemente en los últimos años (¡menos mal!). Los billetes se pueden comprar por internet, en agencias o en la recepción de los hoteles. A excepción de los días festivos y los periodos de vacaciones escolares los precios son generalmente bastante interesantes.

Pero aunque el avión es una garantía de velocidad, son numerosos los viajeros que prefieren el tren, el autobús o el barco. El motivo es que se trata de una alternativa que permite admirar los paisajes del país (¡algunos trayectos son particularmente espectaculares!) y vivir experiencias en ocasiones impresionantes con bonitos recuerdos que llevarse a casa.

El tren puede que sea el mejor medio de transporte para moverse por China. Exceptuando los trenes de alta velocidad, se trata de un transporte relativamente económico (existen numerosas tarifas) y, sobre todo, muy distendido. Generalmente, los trenes son modernos y cómodos. Algunos son muy rápidos, pero otros son realmente lentos (¡a veces incluso más lentos que el autobús!). Lo ideal es reservar los billetes con antelación, lo más sencillo es hacerlo a través de una agencia o en el hotel.

flickr cc Sharon Hahn Darlin

Otra opción para viajar por el interior del país: los autobuses de largas distancias. ¡En ellos, es fundamental tener paciencia y ser resuelto! Aunque la red de autobuses está bastante desarrollada (incluso hay minibuses que ofertan trayectos a los pueblos más retirados), los viajes pueden ser (muy) largos, las comodidades varían radicalmente en función de la categoría el autobús y casi toda la información está expuesta en chino. Los trayectos más frecuentados también se ofertan por la noche, en los llamados autobuses cama, que son más caros (¡aunque más baratos que una noche de hotel!), más o menos cómodos y suelen estar llenos de gente. Los billetes se pueden comprar por anticipado en una agencia o directamente en las estaciones de autobuses. En el caso de los minibuses (lo que utilizarás con más frecuencia), trata de estar espabilado y pagar el mismo precio por tu billete que los habitantes locales.

En las regiones costeras y algunas zonas fluviales, el transbordador o ferry constituye una buena alternativa a la carretera, siendo en ocasiones el único medio para llegar a una isla o a un lugar apartado. Los cruceros fluviales, sobre todo los del río Yangtsé, son muy apreciados por los viajeros que desean descubrir paisajes sobrecogedores y que de cualquier otro modo serían inaccesibles. Los billetes se suelen vender en el propio puerto, pero es recomendable realizar una reserva anticipada a través de una agencia.

Clara Favini
99 contribuciones
Actualizado el 24 julio 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje