Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Hungría es barata, pero no por mucho tiempo.

Hungría es un país barato, ya que el nivel de vida sigue siendo bastante bajo. El salario medio era de unos 880 euros al mes según la OCDE en 2012. Nos podemos permitir buenos restaurantes y bonitos hoteles a unos precios razonables.

El transporte en Hungría 

Cruzar el país de norte a sur puede tomar algo de tiempo comparado con el AVE... Pero no cuesta demasiado caro. Un trayecto Budapest - Szeged, la ciudad situada en la frontera con Serbia, te costará menos de 10 euros (3000 forintos) pero el tren puede tomar entre dos y seis horas, así que hay que elegir bien el tren.

También hay varias compañías de autobús internas en la región de Budapest. En la misma capital, un billete de autobús, tranvía o HEV (el equivalente a la RENFE española) te costará 300 forintos (alrededor de 1 euro). Como ves el tren es un fantástico medio de viajar a través de Hungría.

Comer en Hungría

Una vez más, ir a un restaurante en Hungría es un verdadero placer, ya que los precios son bastante diferentes en Europa oriental: los restaurantes locales ofrecen su plato tradicional, el goulash, una sopa de pimentón, carne de res, con patatas y zanahorias, a menos de 4 euros (a menudo entre 900 y 1100 forintos, un precio muy razonable). Y además, es delicioso. En cualquier caso, otros platos típicos como la col rellena o las albóndigas, cuestan menos de 10 euros. En el mercado central se come muy bien en compañía de la gente del lugar, y nada caro. Por cierto, cierran los domingos. Es un lugar estupendo para disfrutar de un viaje auténtico.

En cuanto a las salidas sucede lo mismo: una cerveza cuesta uno o dos euros en bares y clubes nocturnos. 

Sopa de goulash

Dónde dormir en Hungría 

Dependiendo del presupuesto, se puede encontrar todo tipo de casas de huéspedes interesantes en Budapest y otras partes. En las casas de huéspedes pequeñas, se puede pasar bien la noche en el centro de la ciudad por unos 15 euros. Sin embargo, hoteles como el InterContinental o el Marriott ofrecen habitaciones por unos 100/150 euros, para darse un pequeño gusto.

Las visitas

Por el contrario, Budapest no parece tan económico en lo que se refiere a las visitas: los baños Szechenyi, los más conocidos y más turísticos, cuestan más de 10 euros. No obstante, la mayor parte de los edificios religiosos son gratuitos, aunque se pide una donación de 50 céntimos. 

Otra visita que a mí me parece imprescindible en todo viaje por Hungría y Budapest: el Parlamento, cuya visita cuesta unos 10 euros. 

Bettina Zourli
102 contribuciones
Actualizado el 9 noviembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje