Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

De paseo por Gádara

Mucho menos conocida que Petra o incluso que Jerash, Gárada es, sin embargo, muy bella y muy interesante que tienes que descubrir durante tu viaje a Jordania.

Ir a Gádara

Todos los que han quedado maravillados por Petra y todos aquellos a los que les ha gustado su visita a Jerash pero que quieren ver todavía más podrán ir a Gádara. Para llegar hasta este bello lugar, primero hay que ir hasta Umm Qais. Para llegar a situarlo en el mapa debes saber que Umm Qais se encuentra en el norte del país. Por lo que para llegar hasta allí durante tu viaje por Jordania debes dirigirte hacia la frontera con Israel y Siria.

Si lo haces desde la ciudad de Irbid que está a unos 30 km, necesitarás menos de una hora de trayecto saltando en uno de los numerosos autobuses o minibuses que conectan ambas localidades todos los días. Podrás dormir in situ pero si no quieres, también es posible hacer la ida y la vuelta en el día desde la capital, Amman. Para decirlo todo, es la mejor de las opciones porque hay muy pocos alojamientos en Umm Qais. También es preferible alojarse en Irbid, Pella o Amman y coger un autobús por la mañana, visitar el lugar durante el día y volver por la tarde.

Vista desde Gádara

El yacimiento arqueológico

Además de ser una ciudad antigua impresionante que hay que descubrir, el yacimiento arqueológico de Gándara se encuentra en un paisaje magnífico. Una vez en lo alto de la colina, tendrás una magnífica vista del valle del Jordán, del lago de Tiberíades y del valle del Yarmuk.

Lo que sorprende al llegar por primera vez a Gádara es la mezcla de estilos entre la arquitectura otomana y romana. Podrás constatar esta particularidad a lo largo de toda la visita. Ya desde el parking admirarás la pequeña necrópolis romana, la Beit Melkaoui, las tumbas de Chairas, Modesto y Germano, y finalmente llegarás al lugar. Su visita es una buena introducción a lo que vas a poder ver después.

Después llegan el teatro norte, la bella basílica bizantina, la magnífica calle comercial y el admirable teatro oeste. Este último es el monumento mejor conservado de todo el lugar El resto de la visita pasa por el nymphaeum, las termas, el decamanus, el mausoleo subterráneo y el pueblo otomano.

Tampoco te pierdas hacer una pausa en la pequeña mesa de orientación. Desde allí tendrás una bella vista de Siria e Israel.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 22 marzo 2016