Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Actitudes que debes adoptar en Kenia

El primer motivo por el que la gente suele ir a Kenia de viaje es en general la fauna tan maravillosa que tiene y las ganas de ir de safari al menos una vez en la vida. Cuando conozcas mejor Kenia, te darás cuenta de que has puesto los pies en un país cuya población es amable y acogedora.

Relacionarse con los kenianos

Hoy en día, hay algo que está claro: el turismo de masas ha causado estragos en las relaciones entre los kenianos y los extranjeros. Estos suelen ser bastante reservados, especialmente al tratar con extranjeros. Son tímidos, así que te tocará a ti dar el primer paso para establecer contacto con ellos. Pero no te hagas muchas ilusiones si algunos son muy simpáticos o amables contigo al conocerte, sin duda tendrán algo que querrán venderte. A veces es complicado pasar de esta relación comercial, ir más allá, sobre todo en las zonas turísticas, pero si lo consigues, te encontrarás con una población amable e increíblemente acogedora.

Lo que debes y no debes hacer

Se recomienda a los occidentales vestir de forma discreta, llevar ropa que no sea muy corta o descuidada fuera de las playas o de las piscinas de los hoteles. Por ejemplo, en la ciudad no se pueden llevar para nada pantalones cortos. Es una simple cuestión de respeto.

Cuando estés hablando con un keniano, no dudes en responder a todas las preguntas que pueda hacerte. No veas en ello una curiosidad malintencionada, tan solo quiere hablar contigo, ya que se interesa por tu modo de vida y desea aprender más de tu cultura. Tampoco dudes en hacerle preguntas tú también. Los kenianos siempre se ponen muy contentos cuando ven que un occidental se interesa de forma sincera por sus tradiciones.

En cambio, es mejor que los temas políticos deben ser un tabú. Aunque estos temas apasionan a los kenianos, es más prudente no intervenir nunca y no dar su opinión al respecto. Si alguna vez te preguntan por tu opinión, lo mejor es andarse con rodeos e intentar salir del tema lo antes posible.

No alimentar la mendicidad

Un niño másai

Caramelos, dinero, ropa, bolígrafos, cuadernos... Los niños kenianos piden estas cosas y muchas más a los turistas que se cruzan en su camino. En muchas ocasiones son los propios padres los que los envían, ya que creen que es más beneficioso que mandarlos a la escuela. Aunque es muy difícil decirles que no a estos niños, es preferible que cuando estés de viaje por Kenia dones lo que quieras al jefe del pueblo, a las asociaciones o al director de una escuela. Así será mucho más probable que los materiales escolares acaben realmente en los pupitres de la escuela.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 15 julio 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje