Destinos
Otros destinos en América Central
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La Habana, la mítica capital

Según la opinión de los que la han descubierto durante un viaje a Cuba, La Habana es una de las capitales más bonitas del mundo. Con unas dimensiones a escala humana, un excepcional patrimonio, tan desenfadada por el día como llena de vida por la noche, La Habana lo tiene todo para seducir a sus visitantes.

Un nombre legendario

Durante un viaje a Cuba, La Habana suele representar la visita principal y el primer lugar de alojamiento. La capital es tan bonita, fascinante, encantadora, interesante y embriagadora que podrás permanecer en ella varios días sin aburrirte ni cansarte.

Con poco más de 2 millones de habitantes, La Habana no es ni mucho menos una gigantesca e impersonal megalópolis. En cuanto a sus dimensiones, tiene una escala relativamente humana para tratarse de una capital. Conviene destacar que la disposición de sus calles, en damero (como suele ocurrir en las ciudades coloniales de Sudamérica) ayudan en gran medida al viajero que acaba de llegar a orientarse y sentirse rápidamente familiarizado con la ciudad.

Aunque la ciudad se puede visitar perfectamente a pie, siempre es más cómodo montar en un taxi para ir de un barrio a otro, especialmente por el sofocante calor. Durante tus paseos podrás descubrir los barrios de Miramar, El Vedado, el Barrio Chino, Centro Habana o Habana Vieja, que además ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Plaza de la Revolución

Qué visitar

El primer lugar que debes visitar nada más llegar a la Habana es, por supuesto, el barrio de Habana Vieja. Es el más bonito. Dedícale al menos dos días si deseas explorarlo al completo. El centro neurálgico del barrio es la plaza de la Catedral, que como su propio nombre indica se encuentra frente a la Catedral, aunque también está rodeada de bonitos edificios como el palacio del Conde de Lombillo, la casa del Marqués de Arcos o el palacio de los Condes de Casa Bayona. El museo de Arte Colonial es particularmente interesante.

Caminando de plaza en plaza llegarás inevitablemente a la hermosa plaza de Armas. Se trata del epicentro histórico de la ciudad. A su alrededor debes visitar el palacio de los Capitanes Generales, el museo de la Ciudad (el más bonito de la capital), el palacio del Segundo Cabo, el castillo de la Real Fuerza, el palacio de los Condes de Santovenia, el Templete, el Gabinete de Arqueología y, por supuesto, la casa de Simón Bolívar. A pesar del sofocante calor debes dar un paseo por las bonitas calles Obispo y O'Reilly.

Otra plaza, otro lugar maravilloso de la capital, es la plaza Vieja. Volviendo sobre tus pasos y camino al centro, verás la casa de los Condes de Jaruco, el palacio del Conde de Lombillo, la casa de las Hermanas Cárdenas, el Antiguo Colegio Santo Ángel, la Cámara Oscura, la casa de Beatriz Pérez Borroto, el museo de Naipes y el hotel Palacio Viena. Algo más lejos, se encuentran la iglesia, el convento y el museo de Arte Religioso de San Francisco de Asís, una visita que no puedes perderte durante tu estancia en La Habana.

Para completar tu visita a la capital, debes añadir a tu programa el museo de Armas, la Casa del Tabaco, el museo del Ron Havana Club, la casa natal de José Martí, el museo de los Orishas, el Capitolio, el parque Central, el Gran Teatro y el magnífico museo Nacional de Bellas Artes.

Un paseo junto al mar antes de dar comienzo a una noche animada

Caminando por el Paseo del Prado, que es la avenida más bonita de la capital, verás el palacio Presidencial, el museo de la Revolución y el museo Nacional de Bellas Artes. Con 7 km de longitud, el Malecón ofrece la posibilidad de dar un largo paseo bordeando la orilla del mar. En la plaza de la Revolución, te podrás hacer la típica foto junto al retrato gigantesco del Che Guevara. El callejón de Hamel es también una buena opción para dar un agradable paseo.

Por la noche, para tomar una copa o demostrar tus habilidades bailando salsa, debes acudir a La Rampa, en el barrio de El Vedado. En este mismo barrio podrás encontrar también el museo Nacional de Artes Decorativas.

No hace falta insistir más, supongo que ya lo habrás comprendido, necesitarás dedicar varios días a descubrir poco a poco los pequeños placeres de esta hermosa ciudad cuyo nombre ha sido elevado a mito del turismo.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 5 agosto 2019
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje