Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Chelmno

Informaciones prácticas sobre Chelmno

  • Arroyo / Río
  • Lugar o Monumento religioso
  • Museos
  • Castillo o fortaleza
  • Lugar o Monumento histórico
5 / 5 - Una opinión
Cómo ir
A poco menos de 1 h de Torun, en coche o en tren
Cuándo viajar
Todo el año, bien abrigado en invierno
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Chelmno

Nicolas Landru Gran viajero
237 opiniones en total

Chelmno es una de las más bellas etapas del valle de la Baja-Vístula, en la ruta de Torun a Gdansk. Esta magnífica ciudad medieval heredada de los caballeros teutónicos alberga hermosos edificios de ladrillo rojo, muy bien conservados.

Aconsejo:
¡Haz el recorrido de las murallas! De 2 km de largo, son las únicas tan bien conservadas del país. Rodeando el casco antiguo, ofrecen magníficas vistas de las callejas históricas, las iglesias y el ayuntamiento.
Mi opinión

Quedé particularmente encantado por Chelmno (digamos "Khéoumno"), a donde llegué una mañana de enero (-16 °C ese día) en el transcurso de mis viajes por el norte de Polonia, especialmente porque no esperaba nada. Bajé del tren que me había traído desde Torun, ignoraba que los Caballeros Teutónicos, maestres de la región en la Edad Media, habían dejado aquí vestigios tan hermosos como bien conservados.

Mi admiración por la arquitectura de Chelmno se mezcló con el frío triunfante apenas un cuarto de hora después de salir de la estación del tren. Encontré refugio en una cantina popular y degusté los providenciales Pierogis, auténtica bolsa de agua caliente para mí, lo suficiente para tomar fuerzas para el resto de mi visita que esperaba con impaciencia. Un joven de Chelmno, que también se calentaba, se ofreció para guiarme a través de su ciudad. Hicimos un espléndido paseo, desde el elegante "Rynek" con su magnífico ayuntamiento del estilo del renacimiento polaco italianizante, a las iglesias góticas de ladrillo rojo, típicas del estilo germánico del norte.

Después de dar las gracias a mi anfitrión, me refugié una vez más, en esta ocasión en un salón de té. Con el ánimo nuevamente fortificado, hice valientemente, manos en los bolsillos, el recorrido de las murallas y admiré techos y calles cubiertos de nieve. Monté en el tren de Gdansk, muy contento de mi visita...

¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje