Covid-19 - ¿Dónde viajar?Saber más
Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
China

El Templo del Cielo: un maravilloso paraíso a cielo abierto

¡Nunca había visto nada parecido! Este importante conjunto se presenta ante mí con sus más de 267 hectáreas, y reúne varios espacios espléndidos: el Salón de Oración por la Buena Cosecha, la Bóveda Imperial del Cielo, el Salón de la Abstinencia y el Altar Circular.

Me deslumbró especialmente el Salón de la Oración. Está considerado como la máxima expresión de la arquitectura china tradicional. Su ubicación, en lo alto de una colina, me hacía pensar en deidades. Debo mencionar también que el Templo del Cielo sigue siendo el símbolo de la creencia china de que la tierra debería ser cuadrada y el cielo redondo. 

El Templo del cielo, Pekín

El Salón de Oración por la Buena Cosecha: para acercarse a lo divino

El acceso al interior del Templo del Cielo ​​comienza con una larga pasarela, en la que siempre hay lugareños a cualquier hora del día jugando al Go. El ambiente es distendido, alegre y divertido. El contraste entre la imagen de la vida cotidiana y la impresionante visión del Salón de Oración hace que valga la pena detenerse a observar.

Esta sala, realmente espectacular, está rodeada por un pabellón en forma de rotonda, con una altura de 38 metros. El asombro es inmediato. Con 3 círculos concéntricos unidos por escaleras de mármol, 4 pilares interiores y 24 exteriores, esta construcción parece sacada de un sueño. ¡Yo la encuentro increíble! No es extraño que el emperador, considerado en su momento como el "hijo del cielo", fuera allí, cada año, durante las ceremonias dedicadas al cielo para celebrar las buenas cosechas.

Un monumento excepcional, Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Me encanta la historia del Templo del Cielo, ​​que ha sido testigo de períodos de dificultades y de otros llenos de éxitos, recordándonos que no debemos dar nada por sentado. De hecho, antes de ser añadido por la UNESCO a la lista de Patrimonio de la Humanidad en 1998, este monumento había sufrido muchas vicisitudes.

Terminado en 1420, durante el reinado del emperador Yongle, responsable también de la construcción de la Ciudad Prohibida, no volvió a ser tocado hasta una renovación realizada en 1749. Aquel año, el emperador Qianlong decidió ampliar la Bóveda Imperial del Cielo. Fue a partir de entonces cuando llegó un período de esplendor para el templo, que ​​ocupaba 273 hectáreas.

Posteriormente, el lugar fue ocupado durante la Segunda Guerra del Opio y la revuelta de los boxeadores, para ser luego abandonado, tras la caída del Imperio Qing. Reducido a ruinas, ha sido magníficamente restaurado para convertirse en una parada imprescindible de cualquier viaje a Pekín. Te lo aseguro, el Templo del Cielo ha recuperado toda su gloria.

Emilie Joulia
24 contribuciones
Actualizado el 27 julio 2015

Ideas de viaje

  • Viaje alternativo
Paisajes Kársticos, Etnias y el Río Li
Aprox. 16 días Desde 1.880 €
unirse a un grupo
  • Clásico
Ciudades de Leyenda en Semana Santa
Aprox. 7 días Desde 1.080 €
unirse a un grupo
  • Clásico
China esencial y arrozales del Sur
Aprox. 11 días Desde 1.680 €
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje