Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Fianarantsoa

Informaciones prácticas sobre Fianarantsoa

  • Encuentro locales
  • Naturaleza, Aventura & Deporte
  • Arte & Cultura
3 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A 415 km en coche / autobús de Antananarivo
Cuándo viajar
Entre abril y octubre (estación seca), riesgo de ciclones entre finales de diciembre y mediados de abril.

Opiniones de viajeros sobre Fianarantsoa

Julie Sabatier Gran viajero
74 opiniones en total

En el sudeste de Madagascar, la ciudad de Fianarantsoa fue fundada en el siglo XIX, cuando la reina Ranavalona quiso construir una ciuad intermedia entre la capital y el sur. Literalmente la "la ciudad donde se aprendre el bien", su nombre es evocador. Se trata un importante centro religioso. También es muy conocida por la formación de sus intelectuales.

Aconsejo:
La ciudad posee uno de los cuatro últimos micheline (tren con neumáticos) del mundo. Continúa tu viaje tomando la línea de tren que une la ciudad con la costa, es fabulosa, boredeando los bosques en medio de las montañas.
Mi opinión

Se divide en tres. La ciudad baja y sus barrios populares muy animados y coloridos Te aconsejo visitar el mercado de las piedras preciosas, en la plaza de la estación. La ciudad media y su estilo colonial representa el lado moderno. La ciudad alta alberga una catedral llamada el "Vaticano de Fianarantsoa". Siguiendo el ascenso, después de una hora de marcha, descubirás una capilla escondida con unas magníficas vistas. Y en el camino, un monolito de más de 8 metros.

Para acabar, Fianarantsoa también es famosa por sus vinos, cerámicas, jabonerías y almazaras.

Carlos Ferrer Viajero
37 opiniones en total
Mi opinión
Fianarantsoa es, creo, una parada obligatoria en un viaje por la mitad sur de Madagascar. Tiene un casco histórico muy bien cuidado con diversas iglesias (el reto local para los turistas es descubrir cuántas) y es la ciudad de partida del mítico tren FCE. El único punto negativo de la ciudad es el hecho de que los niños esperan a los turistas y los acompañan durante todo el paseo pidiendo limosna, lo que hace que sea un poco inconfortable. En mi caso, fueron chavales de 10 años bastante pícaros y muy simpáticos, más que pena generaban simpatía por su audacia.

Viajes y circuitos Fianarantsoa