Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Rusia

Una estancia encantadora en el lago de Ládoga

¡Tanto si todavía no conoces la belleza nórdica, como si ya la has conocido y amado, retírate algunos días en los alrededores del lago Ladoga! Situado a apenas 50 km de San Petersburgo, este gigante, el mayor lago del continente europeo, parece sin embargo, perdido como en plan Laponia. Con su litoral un poco irregular y rocoso, los grandes espacios boscosos que le rodean, su ruralidad, su inmensidad, sus islas, el Ladoga es un bastión de serenidad. Allí podrás navegar, bañarte, pasear por las orillas, subir a las rocas, apreciar pequeños tesoros del patrimonio humano como el Monasterio de la Transfiguración o la fortaleza de Orechek: el gran lago báltico tiene armas para seducirte.

Un gigante de la naturaleza

A la imagen de Rusia, inmensa, el lago de Ládoga lo es, inmenso. Una increíble extensión de agua dulce de 17.700 km2, a dos pasos del mar Báltico y a las puertas de los grandes bosques de la Carelia rusa. Proveniente de las grandes glaciaciones, forma una masa circular abierta, comparada con los otros lados ruso-finlandeses, a menudo cortados, formando brazos y estrechos.

Dispones de dos medios para explorar sus bellezas; el primero es navegar por él. Desde el lago, podrás apreciar los paisajes de las orillas salvajes, sobre todo de la parte norte, que ofrece increíbles relieves rocosos cortados por las orillas del lago y que forman numerosas calas. También es el mejor medio para explorar las islas Valaam, con su naturaleza salvaje y sus formaciones rocosas, y las otras islas de la parte norte del lago. También puedes dirigirte "al centro" y tener la impresión de estar en alta mar. El otro medio, obviamente, es caminar, ir de playa en playa, de cala en casi isla. Si el sur, con sus bellas playas, es más propicio a los placeres balnearios, si quieres perderte en la naturaleza nórdica y observar la fauna salvaje como alces, osos pardos, linces, aves, deberás dirigirte al norte .

Las joyas arquitectónicas

La fortaleza de Orechek en el lago de Ládoga

A pesar de su aspecto solitario del norte, el lago de Ládoga es un punto clave en el noroeste de Rusia, a las puertas de San Petersburgo y cercano a Finlandia. En su historia, ha sido un punto clave para el control de la región por los pueblos rivales : rusos (sobre todo novgorodos), suecos, varegues y finlandeses. Fue la frontera sueco-rusa durante la Gran Guerra del Norte, antes de que Rusia se hiciera con el control total.

La fortaleza de Orechek, que desde su isla protege la desembocadura del Neva cerca de la antigua ciudad de Chlisselbourg, con un patrimonio muy conservado, es testigo de esta historia. Declarada Patrimonio por la UNESCO, la fortaleza y la antigua ciudad son lugares de una gran calidad. La iglesia ortodoxa también ha sabido apropiarse de las islas salvajes del lago para ofrecer paz y serenidad a los monjes. Allí encontrarás bellos monasterios alrededor del lago, como el de la isla de Novevets que data del siglo XIX o el de la Transfiguración en la isla Valaam. Y finalmente el encanto de los pequeños puertos pesqueros como Sortvala, Siastroï y Novaya Ladoga.

Nicolas Landru
237 contribuciones
Actualizado el 21 marzo 2016
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje