Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

El té chino, una experiencia completa

Más que una simple bebida caliente o un motivo para reunirse, el té en China es un modo de vida. Ocupa un lugar fundamental en la vida de los chinos. Desde la primera hora de la mañana hasta la última de la noche, servido en un juego de té típico o en un pequeño termo que pasean con ellos por todas partes, hay una cosa que los chinos tienen siempre presente en sus vidas: el “chá”.

Por Linda Abdulovska

Mi primera invitación y degustación de té

Recuerdo muy bien mi primera caja de té, fue un regalo de una amiga china. No tenía ni idea de cómo tomar té, de modo que la coloqué en mi apartamento como objeto de decoración.

Sin embargo, algunas semanas más tarde, fui a un pequeño pueblo de la región de Fujian, con motivo del festival de las luces que clausuraba el año nuevo chino. Allí tuve por fin la ocasión de degustar el famoso té entorno a una mesa junto a otras personas y descubrir cómo se desarrollaba este ritual tan particular. Fue también en aquel preciso instante cuando me di cuenta de la importancia que tenía para los chinos la ceremonia del té.

Un té al gusto de cada persona

¿Qué té elegir? ¡Esa es la cuestión! El nombre de cada té no viene dado por el color de la hoja de la planta, sino por el color de la infusión. Cada uno de ellos requiere una preparación diferente en función de si se trata de un té verde, negro, blanco, amarillo o rojo.

La región de Fujian, en la cual vivo, es conocida por su té de jazmín. Un té que me encantó desde el primer momento y que pronto se convirtió en mi favorito. El jazmín se recolecta al finalizar el verano, tras la estación lluviosa. Huang Qi Jiao, una buena amiga mía, me dijo una vez: “Hay que esperar a que caiga la noche para que la flor de jazmín se abra y libere su transcendental fragancia”.

El arte de beber té

flickr cc DavidBoteEstrada_logatfer

Para ser honesta, creo que la palabra “ceremonia” es un poco exagerada. Pero supongo que habrá quien lo encuentre poético, épico o espiritual.

Se requieren diferentes tipos de juegos de té y utensilios en función del té que se sirva. Muchas han sido las ocasiones en las que he preguntado acerca de esto a mis amigos chinos y la respuesta ha sido siempre la misma: “¡Uf, es que eso es muy complicado de explicar!”.

¿Se debe beber despacio o rápido?

El anfitrión te invita a su mesa y generalmente comienza por limpiar los recipientes. Limpia las tazas de té (esas pequeñas tacitas chinas) con agua caliente y las seca, sin tocarlas con las manos, con la ayuda de unas pequeñas pinzas. Durante este proceso, podrás respirar la mágica fragancia que emana de la tetera. Una vez hecha la infusión, el té se sirve en las diferentes tazas.

Es de buena educación comenzar oliendo el té antes de probarlo despacio y a pequeños sorbos. Tras haber cometido el error (¡qué vergüenza pasé!) de beberme mi taza de un solo sorbo, una amiga me explicó que estaba muy mal visto beberse la taza tan rápido y pedir otra a continuación. Evidentemente, el anfitrión no reaccionará mal ante este feo gesto, disimulará y se ofrecerá a servirte de nuevo nada más ver que tu taza está vacía.

Un consejo útil: como señal de respeto, cuando tu anfitrión te sirva una taza, agradéceselo tocando suavemente la mesa con dos dedos.

El té en la vida cotidiana

Es sorprendente comprobar hasta qué punto el té ocupa un lugar fundamental en la vida de los chinos. Incluso los más jóvenes, que no tienen ningún interés por el té de calidad ni por su ceremonia, se pasean por las calles llevando sus termos rellenos de agua caliente y té de flores.

Aún recuerdo una clase que di a unos niños de tres añitos. Como cualquier niño de esa edad, cada diez minutos tenían sed. Decían: “Wo xiang he shui” (literalmente “quiero beber agua”). Hasta ahí, todo normal. Lo realmente impresionante era comprobar que en lugar de agua fría, zumos o refrescos, bebían agua caliente con jazmín o camomila.

Otro dato: el agua siempre se sirve caliente, incluso en verano. El té está considerado como un remedio contra casi todo. ¡Yo desde que lo probé no he vuelto a tomar refrescos, los he sustituido por termos llenos de té!

Clara Favini
99 contribuciones
Actualizado el 27 julio 2015